Elsa Pataky, Nicola Peltz y el poder de la fruta