#MBFWM16: Jorge Vázquez o el tul más salvaje