Pablo Rivero y Silvia Alonso con Ana Locking, en un desfile que no es lo que parece