Qué bueno que viniste, Rubén Cortada