Shia LaBeouf vs Olivia Wilde: Guerra con carácter retroactivo

Shia LaBeouf vs Olivia Wilde: Guerra con carácter retroactivo

Lo que parecía que iba a ser el nuevo proyecto de Shia LaBeouf con Olivia Wilde a los mandos, ha acabado como el rosario de la aurora. Y es que el actor de Transformers acabó abandonando (o siendo obligado a abandonar) el rodaje, siendo sustituido por Harry Styles.

Ahora, Wilde ha afirmado que Styles era su primera opción para protagonizar su Don’t Worry Darling, pero la cosa no pudo ser por la apretada agenda de conciertos del susodicho, por lo que terminó recurriendo a LaBeouf.

Y el cambio no le salió del todo bien, dado que el polémico intérprete no duró mucho.

La versión de Olivia Wilde

Según la actriz de House, la “forma de trabajar” del actor “no fue propicia para el ambiente” que exige en sus películas, ya que este tiene “una energía combativa que considero no es lo más adecuado para lograr buenas interpretaciones”, confesó para Variety. “Creo que crear un entorno seguro, solidario y de confianza es la mejor manera de hacer que las personas hagan su mejor trabajo, así que mi responsabilidad es proteger a los miembros del equipo de producción y al elenco”, apostillaba la actriz.

Además, el actor fue acusado de agresión sexual por parte de su expareja y buscó tratamiento médico en un centro especializado, comportamientos que preocuparon a la directora. “Espero que se recupere de salud y evolucione, porque creo en la justicia y la reinserción”, ha dicho Wilde al respecto.

La versión de Shia LaBeouf

Después de publicarse la versión de Wilde, Shia ha escrito una carta para exponer su versión de los hechos. El actor ha asegurado que él nunca llegó a ser despedido, sino que decidió abandonar el proyecto. “Me acerqué a ti hace unos meses porque quería hacer las paces“, ha dicho. “Todavía rezo para que encuentres hueco en tu corazón y poder así perdonarme por nuestra colaboración fallida”, añade de forma irónica.

“Tú y yo sabemos las razones de mi salida. Renuncié porque tus actores y yo no teníamos tiempo para ensayar. Si las mentiras se repiten mucho, se convierten en verdad. Así que esto hace mucho más difícil para mí salir del hoyo en el que me metí con mis conductas”, ha dicho el actor. “Humildemente te pido que aclares esta historia y tengas mucho éxito con tu película”, concluye en su carta.

La opinión pública tiende a dar más credibilidad a la versión de la directora, dado el pasado del actor pero lo cierto es que eso no significa que él mienta y precisamente de eso se queja él al final de sus declaraciones.

Sea como sea, Don’t Worry Darling ya tiene la campaña de marketing hecha de cara a su estreno el próximo 23 de septiembre. No le ha salido mal la cosa.

Noticias Relacionadas