Así es 'Mujer', la telenovela turca que triunfa en España

Nunca, ninguna de las cadenas principales de los grupos de televisión habían apostado por una telenovela turca para su prime time. Pero eso terminó el verano pasado, cuando Antena 3 se aventuró a programar 'Mujer' en horario de mayor audiencia. Y acertó.

Semana tras semana sus adeptos fueron creciendo, convirtiendo a 'Mujer' en la gallina de los huevos de oro de Atresmedia que ha llegado a programarla hasta tres días por semana.

Pero, ¿qué es 'Mujer' y por qué se ha convertido en una sensación? 'Mujer' es, ante todo, un culebrón y como tal, se adentra en auténticos dramas emocionales que le complican la vida a una heroína que lucha por mantenerse a flote y proteger a los que más quiere.

Bahar es la protagonista y la vida no puede depararle más desgracias. Después de la muerte en extrañas circunstancias de Sarp, su marido, debe hacer malabares para mantener a sus dos hijos trabajando hasta en dos sitios a la vez. Pero sus esfuerzos son en vano, y termina perdiendo la casa y mudándose a un barrio de mala muerte.

Acaba pidiendo ayuda a su madre, Hatice, pero ella no es una madre normal, ya que la abandonó cuando era una niña y ahora tiene otra hija, Sirin, que es el diablo en el cuerpo de una mujer e intenta hacerle la vida imposible a la protagonisa.

¿Creíais que ahí acaban todas las desgracias de Bahar? Pues te equivocabas, porque para coronarlo, se entera de que tiene una grave enfermedad que sólo superará con un transplante de médula.

'Mujer' no se preocupa por la verosimilitud de su historia y no le tiembla el pulso a la hora de añadir dramas cada vez más surrealistas a la vida de la heroína. Los muertos resucitan, los malos son malísimos y no nos extrañaría que un personaje sufriera una amnesia temporal que le impidiese reconocer a sus seres queridos (la trama por excelencia de todas las telenovelas).

Pero también hay subtramas amables que alegran la vida de la protagonista y, ya de paso, la de los espectadores que sufren con ella semana tras semana. Los hijos de Bahar son los encargados de añadirle ese toque divertido a este dramón y el círculo de seres queridos a su alrededor (que no familia, que son más malos que la quina) logran hacer más llevadera la oscura vida de la protagonista.

Basada en el drama japonés ‘Woman: my life for my children', ‘Mujer’ ha recibido varios e importantes galardones. Los premios ‘Tokyo Drama Awards’ y los ‘Altın Kelebek’ reconocieron la labor de todo el reparto y además premiaron a su protagonista Özge Özpirinçci como mejor actriz del año, y a los dos niños que hacen de sus hijos, como mejores actores infantiles.

¿Te ha picado el gusanillo pero la emisión en Antena 3 ya está muy avanzada? Tranquilo, porque puedes verla desde el principio en Atresplayer y en su versión de pago. Tienes por delante 81 capítulos de 140 minutos cada uno, divididos en tres temporadas para sufrir y reír con Bahar. Y si después de verla tienes ganas de matar a Sirin no te preocupes, nos pasa a todos.

ADEMÁS: 'Alba', o el miedo a volver a casa sola

Ver resumen Ocultar resumen

Los 90 fueron terreno abonado para los slasher. Este género que nació a finales de los 70, con Halloween y floreció durante la década de los 80, tuvo una segunda edad dorada en la última década del siglo XX con títulos como Scream, Destino final y, Sé lo que hicisteis el último verano.

Ver resumen Ocultar resumen

Separarte de la persona con la que creías que ibas a construir un proyecto de vida hasta el final, siempre es duro. Es un proceso muy personal lleno de subjetividades que no pueden entender aquellas personas ajenas a la relación, y es lo que nos trae Hagai Levi con su reinterpretación del clásico de Ingmar Bergman, Secretos de un matrimonio.

Ver resumen Ocultar resumen

La pregunta ha sido lanzada por Quique Peinado en un tuit con su correspondiente errata (¡ningún tuit perfecto!). Pero se entiende lo que quería transmitir. Y claro que lo ha entendido el personal. El propio Quique Peinado mencionaba Dawson crece como ejemplo de serie con protagonista involuntariamente idiota. O sea, en el guión tenía que ser el bueno, el admirado, el papel positivo, el personaje principal al que venerar.

Y no.

Caía mal.

A Quique Peinado al menos. Y hay más ejemplos

Páginas