Jose Mari, de golear con Atleti y Milán a hipermuscularse (e hipertatuarse)

Jose Mari Romero Poyón, más conocido por El Samurái, fue uno de los futbolistas más reconocidos de finales de siglo XX, principios del XXI. Y no, el segundo apellido no es un mote. 

Surgido de la cantera del Sevilla, su desparpajo, su capacidad goleadora y su característico moño oriental, le convirtieron en una pieza codiciada en el mercado y en las carpetas de las niñas sevillistas. Por desgracia para ellas, le disfrutaron poco. El Atlético de Madrid lo reclutó para la causa. Milán, Villarreal, Betis, Nástic y Xérez serían sus equipos, incluyendo cuatro partidos con la Selección Nacional, con la que debutó en abril de 2001. 

Pero en el año 2013, con 35 años, Jose Mari decidió colgar las botas y dejar aparcado el deporte de alta competición. O eso pensaban los aficionados que le recuerdan. Pero lo cierto es que el ex futbolista parece entrenar ahora mucho más que cuando estaba en la élita. 

Jose Mari, a sus 38 años, está más fuerte que el vinagre. Lo cierto es que los futbolistas apuestan más por estar fibrados que musculados. Los motivos son obvios: a mayor peso, menor velocidad. Los casos de Cristiano Ronaldo o Puyol no son habituales

jose-mari-paso-del-sevilla-al-atleti-donde-estuvo-tres-años

ADEMÁS: 15 actores hipermusculados

El caso de Jose Mari no era distinto. Su 1,83 le daba aspecto de delantero espigado y habilidoso, pero no excesivamente musculado. Pero claro, eso era antes. Ha sido aparcar el césped y el balón, meterse al gimnasio y multiplicar su tono muscular hasta el exceso. 

Y claro, ya que estamos hipermusculando, por qué no acompañar el cambio físico cubriendo todo su cuerpo con tatuajes. Dicho y hecho. 

 

Y poquito a poco...parece que vuelven!!!! #gym #healthy #fitness #lifestyle #sport #happy #amirollo #cadalococonsutema

Una publicación compartida de Jose Mari (@indio2314) el

 

Me río yo del turko ese...#family #happy #meat #fuego #chuleton #ayomaaaaaaquerico

Una publicación compartida de Jose Mari (@indio2314) el

 

Paz!!! #lifestyle #peace #love #happy #pool

Una publicación compartida de Jose Mari (@indio2314) el

ADEMÁS: Aamir Khan, de fofisano a culturista en cinco meses (por exigencias del guión)

Para rematar, Jose Mari ha deja atrás el moñete a lo Bale y ha optado por algo más moderno. Pelo engominado hacia atrás, como pusiera de moda en su día todo un galán de antaño: Mario Conde. 

 

Bienvenido Abril!!! #happy #pool #moments #top #tatoo #art #familia #home

Una publicación compartida de Jose Mari (@indio2314) el

 

Al final me pongo moreno,veras... #lifestyle #pool #relax #happy #sun #primavera #home #family

Una publicación compartida de Jose Mari (@indio2314) el

Obviamente, con un cuerpazo así, parece delito no compartirlo. Y es lo que Jose Mari ha hecho. En su cuenta de Instagram, aún con poco más de 2.000 seguidores, priman las fotos luciendo palmito. ¿Alguien duda que de aquí a verano se habrá multiplicado el número de seguidores? 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Desde que la conocimos en El Internado, allá por el año 2007, Blanca Suárez no ha parado de cosechar éxitos. Y de trabajar, mucho y en todos los sitios, tanto en cine como en televisión. Y en publicidad, por supuesto, porque Blanca Suárez es una de las actrices más cotizadas por las marcas de belleza o moda.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido de lo más comentado el corte de coleta de Pablo Iglesias a izquierda y derecha, dándole dimensión simbólica o ejerciendo el mero cachondeo celtibérico, esa costumbre de reirnos de todo que a veces nos sana y, en otras ocasiones, nos devuelve a las estampas de la España negra que pintara y escribiera Gutiérrez Solana, la España de carcajadas con caries y aliento agrio.

Sea como sea: ya está con nuevo look el que fuera líder de Unidas Podemos.

Ha hablado todo el mundo de ello.

Ver resumen Ocultar resumen

Las comparaciones son odiosas pero, en muchos casos, necesarias y atinadas

Apenas ha pasado una semana desde que Isabel Díaz Ayuso arrasara en las elecciones a la Comunidad de Madrid con una campaña basada en una mal entendida libertad, que ni siquiera necesitó de un programa electoral. ¿Para qué?

Una libertad que, curiosamente, con el fin del estado de alarma, ha dejado de serlo. 

Páginas