La Covid, Mónica Carrillo y la gente de bien

Mónica Carrillo ha puesto voz a una mayoría silenciosa que lleva meses sin atrever a contar una de las verdades del barquero de la pandemia: decir 'la Covid' suena repelente

La presentadora de Informativos Antena 3 Fin de Semana, y Novia Cadáver según una tuitera y ella misma, ha sido tajante a la hora de dejar clara su postura. 

Una postura que, a la vista de los resultados, comparte mucha gente.

"Existen dos tipos de personas: las que dicen 'la Covid' y las que me caen bien". 

ADEMÁS: 'Supervivientes 2021': Lista completa de concursantes

Sí, la RAE ha entrado al trapo del tuit y ha confirmado que se puede decir de ambas formas: el Covid y la Covid. Pero ése no es el asunto. 

El asunto es que decir 'la Covid' suena tan pretencioso como quienes dicen bacalado o Cola-Cado. Que los hay. 

ADEMÁS: Así es Zayra, la polémica hija de Guti y Arancha de Benito

Son miles de comentarios y miles de me gustas de apoyo a una expresión que lleva generando rechazo desde que comenzó la pandemia. 

Eso no quita pra que entre estos comentarios se cuelen los listos de turno que vienen con la aclaración que nadie les ha pedido: "Es tan sencillo como que Covid es una contracción para 'Coronavirus Desease'. Es decir, es la enfermedad que provoca el coronavirus. Nos suene bien, mal o regular... es la covid". Pues nos suena mal. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Ver resumen Ocultar resumen

La vida sigue y, una vez superado el batacazo del progresismo en las elecciones madrileñas, Ismael Serrano ha salido en Zapeando y ha demostrado que el humor no tiene por qué decaer ni tan siquiera en momentos políticamente tan catastróficos para alguien de izquierdas como él. Oye, así es la existencia, una montaña rusa en la que hoy Salvador Illa ganas las elecciones en Cataluña (y no sirve para nada) y mañana las gana Ayuso en Madrid (y vaya si sirve). 

Páginas