Aluvión de críticas a Los Manolos por frivolizar tras los atentados de París

La tormenta de críticas en las redes sociales no se hizo esperar. Y es que 'Los Manolos', el programa de deportes de mediodía que emite Cuatro tuvo la idea de juntar a dos chicos musulmanes con motivo del Clásico Real Madrid-Barcelona, que llega este sábado. 

Tras los ataques terroristas vividos en París, el pasado viernes 13 de noviembre, que provocaron la muerte de de 129 personas las medidas de seguridad, con motivo de grandes aglomeraciones, se han incrementado. Así que para esta nueva edición del clásico del fútbol español se ha aumentado la vigilancia policial.

Y en ese contexto 'Los Manolos' han querido, tal vez con buena intención, hablar de que hay un ambiente mucho menos tenso del que se está vendiendo. Que en el Madrid-Barça de este sábado premia tan sólo la rivalidad deportiva, pero nada más. 

Un clásico por la paz

Por ello, decidieron juntar a dos chicos magrabíes y musulmanes. Uno, aficionado del Real Madrid y el otro del Fútbol Club Barcelona. Ambos conviven en Madrid y lanzaron un alegato de unión, de paz, y que sólo les separa una rivalidad futbolera sana.

Los dos amigos musulmanes resaltan que el partido es muy seguido en todo el mundo árabe, y resaltaron que este "es un Clásico para la paz". De hecho, ambos se despiden con un apretón de manos y brindando por la paz. 

Finaliza el vídeo y las redes sociales se incendian de críticas hacia el programa de Mediaset. Se les acusa de dar una visión simplista y de frivolizar con un tema tan delicado como el terrorismo yihadista. De hecho, el perfil oficial del programa publicó un tuit con una fotografía de los dos chicos y un largo número de comentarios fueron en el mismo sentido. Críticas y más críticas por pisar un terreno pantanoso, por tratar un tema delicado a brochazos. 

Muchas de los comentarios más negativos también llegaron por la forma de presentar el reportaje (además por el fondo), ya que lo encabezaron indicando que acudían a Lavapies, porque era el barrio de mayor concentración musulmana. 

El sensacionalismo hacia acto de presencia y muy pronto lo detectaron los espectadores del programa. Que, por otra parte, están habituados al tono de los deportes de esa cadena. 

No es la primera crítica

De hecho, no es la primera vez que un reportaje de Los Manolos hiere sensibilidades. Ya hace unos años, con motivo de la final de la Europa League entre el Atlético de Madrid y el Fulham inglés el equipo del programa se desplazó a Hamburgo -sede de la final- para cubrir el partido.

En la previa del mismo desde Madrid conectaron con Manolo Lama que estaba de enviado especial. El popular presentador y locutor de radio se acercó a un mendigo y animó a todos los seguidores atléticos que dieran alguna limosna al indigente. 

Comenzaron a darle móviles, tarjetas de créditos y otros objetos. La sensación era de que se estaban burlando de él. Y así se sintió el protagonista como después reconoció en la tele alemana, que fue muy crítica con la actitud del periodista español.

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

David Pareja, reconvertido en el Reportierno en El Intermedio, puede haber encontrado el eslogan más pegadizo y con mayor potencial de marketing de 2021: "Soy de derechas y hago yoga". 

Ríase usted de Mr. Wonderful. Esto es una frase con gancho y no el Just Do It de Nike. 

Eso sí, cuando el reportero y cómico sea multimillonario, debería compartir la mitad de su fortuna con la ideóloga de esta frase para la historia: Cristina. 

Un mujer de derechas con las ideas muy claras.

Ver resumen Ocultar resumen

Han pasado más de dos años desde que Ibai Llanos se convirtió en el gurú y talismán de los estudiantes, con su legendaria arenga en Youtube. 

Su "cree en ti, carajo" fue el vídeo más visto en España aquel año y fue clave en el notable incremento de popularidad del creador de contenidos. 

Dos años más tarde, Ibai Llanos se codea con los mejores streamers del mundo pero no se olvida de su compromiso con los estudiantes, incluso en el inicio de curso. 

Ver resumen Ocultar resumen

En el año 2000, Juan José Ballesta tenía rendido a sus pies a toda la industria del cine español gracias a su trabajo en El Bola, papel por el que ganaría el Goya. Pero la presión pudo con él y se despidió del cine para trabajar como marmolista, albañil y hasta contable.

Páginas