Los 15 actores más sanguinarios del cine

De algunos de ellos lo intuíamos, pero es un arduo trabajo ponerse a contar cuántos han muerto a manos de los más afamados actores de acción. Muertos en pantalla, entiéndase. 

Pero siempre hay personas dipuestas a hacer esas labor por otros, y es lo que han hecho los chicos de la web Movie Body Counts. Para ello han repasado la filmografía de muchos de los tipos duros de Hollywood y na obtenido resultados que, en algunos casos sorprende. 

No en el caso del mayor asesino en ficción, que no es otro que Arnold Schwarzenegger. Y es que el actor de origen austriaco le ha quitado la vida, en la gran pantalla, a la friolera de 369 personas. Y es que ser Terminator, Conan y sumar sus papeles en Los mercernarios y alguno más hacen que llegue a esa cifra. Eso sí, en poli de guardería no liquidó a nadie. 

Los asiáticos también matan mucho

Se lleva el segundo puesto el actor chino Chuw Yun fat, y es que sólo en Tigre y dragón ya hizo una buena escabechina. En total ha matado en el cine a 295 personas. Algo menos, ha matado el tercero y que cierra el podium Sylvester Stallone. El hombre que fue rambo y estuvo Acorralado ha quitado la vida a 267 almas.

Los siguentes en la lista de sanguinarios cinéfilos tambiñen superan los dos centenares de muertos. Así, el cuarto puesto es para Dolh Lundgren. Y es que el actor sueco en Desafío final y el Soldado Universal a más de uno mató. 

La quinta plaza es para otro asiático. En este caso, Tomibasuro Wakayama que se ha eliminado a 229 hombres. Hacer tantas veces de yakuza la hizo llegar a una cifra así. 

Pero para tipo duro el que le sigue en el listado. El mítico Clint Eastwood en sus últimos filmes ha matado menos, al menos no él directamente, pero sí en sus cintas del oeste como Harry el sucio o La muerte tenía un precio. Ahí no dejó títere con cabeza. 

Otro matón de cine es Nicolas Cage, que ha llegado a dar muerte a 204 personas en las pantallas de cine. Y cierra el top de más de doscientas muertes Jet-Li. Tras él, le llega el turno para Clive Owen, quien ahora en The Knick cura a la gente, pero antes en el cine ha sido siempre un tipo de gatillo fácil. En total son 194 los fallecidos por su culpa. Sólo uno por delante de Wesley Snipes, y eso que en Blade mató casi sin límite. 

Algunos llegan matando fuerte 

Algo menos ha matado uno de los hombres de acción del mometos; Jason Statham que ha matado a 182 personas. La mayor parte de ellas seguro que ha sido en Transporter. 

A Christian Bale el hecho de haber sido un psicópata en American Psycho, de haber sido Batman o Terminator le lleva a llegar a una cifra muy seria de 161 muertes. Algo más que Will Smith, que pese a su fama de thombre bueno ha asesinado a 158 personajes en el cine. Una más que Bruce Willis que con sus Junglas de Cristal ha quitado de la circulación a 157. 

Tiene el dudoso honor de cerrar la lista Ray Stevenson que ya ha pasada por la cuchilla a 149 víctimas y tal vez siga haciéndolo en el futuro. Ya puede quien quiera empezar a apostar a ver si alguno consigue superar a Schwarzenegger como rey de las muertes cinematográficas. 

Fotos: Gtres, redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Con la verdad por delante se llega a todos los sitios. 

Eso es lo que debió pensar Wyoming cuando un espectador optó por corregirle un pequeño error que cometió, a propósito de la mención de un conocido videojuego: Street Fighter II

Ver resumen Ocultar resumen

Mariano Rajoy ya sonaba a antiguo cuando era presidente del Gobierno. Ahora suena antediluviano. 

A pesar de todo, el ya retirado político ha tenido un baño de masas populares en la presentación de su segundo libroPolítica para adultos. 

Sin entrar en el contenido del libro, los invitados y las cobras que se han hecho, si algo ha recordado el sarao de Rajoy es lo tremendamente memeable (si se nos permite la palabra) que es el ex presidente de Gobierno. 

Ver resumen Ocultar resumen

Mariano Rajoy ha vuelto, al menos por un día, a la primera línea informativa

Y lo ha hecho para presentar un libro titulado Política para adultos. 

Curiosamente, dos de sus invitados han hecho caso omiso a lo que propone el libro y han protagonizado una cobra que ha dado mucho que hablar. 

Páginas