Los tatuajes más bizarros de los famosos

Son ricos, famosos, se supone que con estilo y, por lo general, aquello que se ponen marca tendencia. Pero no deja de ser cierto que en más de una ocasión acaban cometiendo algunos errores. Y el problema ocurre cuando cometen el error de hacerse un tatuaje que en el mejor de los casos puede calificarse como indescriptible. 

Quizás a ellos les guste, pero no deja de ser cierto que muchas de las celebs deberína planterase pasar por el médico y que les borren los tattoos con laser. Y es que algunos podrían formar parte de la sala de horrores de los tatuajes. Ejemplos hay bastantes como es el del ex campeón mundial de los pesos pesados Myke Tyson. El polémico boxeador decidió en una etapa de poca exposición mediática tatuarse un tribal neozelandés en la cara. Lo hizo porque considera que es un guerrero. Nadie le niega que lo sea. Eso sí, el buen gusto sí. 

Nada guerrero, ni tribal, ni buscando realzar su masculinidad es el tatuaje del componente de One Direction, Harry Styles. Su torso repleto de mariposas no es que sea una oda al buen gusto precisamente. 

Aunqe para tatuaje famoso y poco apropiado, sobre todo ahora que ya han roto su matrimonio, es Melanie Griffith y su ya legendario Antonio dentro de un corazón. Tal vez la actriz no tuvo mucho tiempo para acudir al tatuador porque el tatuaje no era un ejemplo de dificultad. Ahora se lo ha borrado, aunque sólo el nombre y parece aún peor. 

Fueron decisiones de un mal día

De más orginidalidad tiró Christina Ricci, aunque tampoco de una extrema dificultad. Y es que la actriz que se hiciera famosa con la familia Adams decidió decorar su espalda con Asian, el león de las crónicas de Narnia. 

Tampoco Kesha anduvo muy inspirada el día que en sus labios decidió inscriberse la frase suck it. Llamar la atención lo logró. Eso si, no por el buen gusto precisamente. 

Auque para tatuaje extraño y que se lleva la palma en cuanto a bizarro es el el actor y cantante Ryan Cabrera que no tuvo mejor ocurrencia que grabarse en una de sus piernas el rostro del actor Ryan Gosling. No sabemos si es que le gusta mucho por su carrera o perdió alguna apuesta. Sea como sea es de los más extraños. 

A veces no hay que apostar

Quien sí que perdió una apuesta fue uno de los componentes del programa Jackass. Y, por ello a Steve o le tocó tatuarse en su espalda a sí mismo. Vamos que se puede ver por las mañanas en el espejo tanto de frente como de espaldas. 

Muy fuerte en el ranking de tatuajes imcomprensibles. Sólo salvables si fueron en una noche de borrachera es el del afamado diseñador de moda Marc Jabocbs. Él que tan bueno es para hacer que sus prendas gusten no tuvo tan buena capacidad para tatuarse el brazo. Y es que aunque cueste creerlo lleva a Bob Esponja en el brazo, acompañad, además de uno de los Emanems. Al menos, n ose ha puesto a Calamardo. 

Fotos: Redes sociales, Gtres

 

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Ver resumen Ocultar resumen

La vida sigue y, una vez superado el batacazo del progresismo en las elecciones madrileñas, Ismael Serrano ha salido en Zapeando y ha demostrado que el humor no tiene por qué decaer ni tan siquiera en momentos políticamente tan catastróficos para alguien de izquierdas como él. Oye, así es la existencia, una montaña rusa en la que hoy Salvador Illa ganas las elecciones en Cataluña (y no sirve para nada) y mañana las gana Ayuso en Madrid (y vaya si sirve). 

Páginas