Zendaya, Meryl Streep y otros olvidos de los Globos de Oro 2021

Para bien o para mal, las nominaciones de los Globos de Oro ya no son una sorpresa. Eso no quita para que algunas ausencias sean bastante dolorosas. 

Año tras año, la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood (HFPA) se las arregla para dejar descontento a todo el mundo. Un trabajo que, hay que reconocerles, hacen de maravilla. 

Y en esta 78ª edición de los Globos de Oro no iba a ser menos. Ni una pandemia les ha restado un ápice de mala leche. 

ADEMÁS: ¿Quién es la protagonista de 'Gambito de Dama'?

Por poner un ejemplo rápido, en The Prom, la olvidable película de Ryan Murphy para Netflix, han nominado a James Corden como mejor actor, dejando de lado a una tal Meryl Streep. Éste es el nivel del que hablamos. 

Eso sí, en su defensa cabe decir que en el apartado de Mejor Dirección, por primera vez en la historia, hay tres mujeres nominadas. Emerald Fennell por Una joven prometedora; Chloé Zhao por Nomadland y Regina King por Una noche en Miami. 

Pero este hito no quita que la ristra de ausencias sea notable y especialmente sangrante en algunas categorías. 

ADEMÁS: El antes y el ahora de las protagonistas de 'Sex and the City'

Además, emulando al Real Madrid, desde la HFPA saben complementar de maravilla injusticias veteranas y noveles. Así, entre las agraviadas de largo recorrido encontramos a una Rhea Seehorn quien, tras cinco temporadas excelsas de Better Call Saul, no ha hecho méritos suficientes para una nominación. 

Por su parte, Podría destruirte, una de las joyas imprescindibles de 2020, no es acreedora de una sola mención para la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood. 

Y como las comparaciones son odiosas, al menos en el apartado de cine, habrá que esperar al próximo 15 de marzo para ver cuán distintas son las nominaciones a los Oscar 2021, de las nominaciones a los Globos de Oro 2021. 

Fotos: iMDb

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas