Sexo y cuarentena, según Ana Milán

Hay quien, tras 20 días de cuarentena, hasta le ha cambiado el carácter. 

Otros, como Ana Milán, se lo toman con humor y un punto de picardía. Y claro, cuando a Twitter le pones el picante, Twitter responde en masa. Sobre todo estando encerrados y en plena época de celo y berrea. 

La actriz ha compartido una propuesta sencilla pero divertida como pocas. "Frases que puedes decir durante el sexo y durante la cuarentena". 

Obviamente, ha empezado ella poniendo ejemplo: "No, en la calle no"

ADEMÁS: No perdamos la sonrisa: el hilo que te alegrará un día de cuarentena

A partir ahí, fantasía. Más de 650 respuestas, a cual mejor y un hilo imprescindible para comenzar el día de aislamiento con una sonrisa. 

Por cierto, se buscan nombres para los masivos nacimientos que habrá en diciembre de este añoCoronianls, pandemiers o coviders son algunas de las opciones. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Tiende el cancionero navideño en castellano a la escasísima solemnidad y el predominio de la zambomba (o la botella de anís). Ande, ande, ande y los peces en el río. Ya se sabe. Pero hay un villancico tradicional, surgido en los años 20 del pasado siglo, que es nuestro preferido.

Nos referimos a Los campanilleros, cuya autoría se atribuye al Niño Ricardo (guitarrista) y que se popularizó en la voz de La Niña de la Puebla, con letra de su padre, Francisco Jiménez Montesinos.

Emocionante escuchar este tema cada Navidad.

¿O no?

Ver resumen Ocultar resumen

Barrio Sésamo comenzó a emitirse en 1969 como respuesta a una pregunta: lLa televisión puede utilizarse para enseñar? Y parece ser que llegaron a una conclusión afirmativa, ya que los productores Joan Ganz Cooney y Jon Stone y el creador de los Teleñecos Jim Henson unieron fuerzas para crear el programa.

Ver resumen Ocultar resumen

Conocíamos a Emily Ratajkowski en 2013, como la protagonista del videoclip del verano, el de la canción Blurred Lines, de Robin Thicke y Pharrell Williams. Thicke desapareció pero Ratajkowski vio cómo su rostro y su cuerpo se convertían en objeto de deseo de grandes firmas (y de personas de todo el mundo).

Páginas