10 películas (y una serie) por las que venerar a Bruce Willis

10 películas (y una serie) por las que venerar a Bruce Willis

Es la noticia del momento en Hollywood. Bruce Willis se retira.

El actor se marcha de forma inesperada, anunciado por su hija, Rumer Willis, y forzado por una enfermedad inesperada y súbita: la afasia.

Esta enfermedad cognitiva puede afectar a acciones tan elementales como el lenguaje, la escritura o la comprensión y parece que Bruce Willis, de momento, no está en condiciones de seguir trabajando.

ADEMÁS: Famosos antes de perder el pelo

Así las cosas, tras 42 años en la industria, se marcha una leyenda que ha dejado películas para el recuerdo pero que, curiosamente, ha obtenido el reconocimiento en forma de premios en sus contadas incursiones televisivas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rumer Willis (@rumerwillis)

Lo que nadie discute es que la mejor forma de apoyar a Bruce Willis es recuperar su filmografía y disfrutar, de momento, de 10 de sus mejores películas y la serie que le lanzó a la fama.

Ahí va la lista sin respeto alguno al orden cronológico porque así de caóticos somos.

El último hombre (1996)

Una versión de Por un puñado de dólares (el clásico de Sergio Leone) dirigida por el gran Walter Hill. Y Bruce Willis en estado puro. Disculpen el exceso de testosterona y quédense con ese talento de Bruce para la exhibición física, para dejarse la piel en escena y para encarnar como nadie al ser humano dispuesto a pelear hasta el último aliento.

El sexto sentido (1999)

Uno de los finales más icónicos y redondos de la historia del cine. Un papel distinto a los habituales, en el que Willis se mete en la piel de un psicólogo infantil que trata a un niño que puede ver fantasmas. Cierto es que que Haley Joel Osment le robó el protagonismo, pero no es menos cierto que Shyamalan sacó todo el jugo y más a Bruce Willis con su Dr. Malcolm Crowe. Eso sí, nominaron al Oscar al niño y a Toni Collette, pero no a Bruce Willis. No te lo perdonaré nunca, Academia.

16 calles (2006)

Un poli fracasado y corrupto convertido en héroe por accidente. Una de esas cintas de acción que pueden verse una y otra vez. Bruce Willis demostrando su capacidad para exhibir carisma mediante el gesto, siempre adusto, y a la dirección, el mismísimo Richard Donner (el de Los Goonies o Arma letal).

Pulp Fiction (1994)

La obra maestra de Quentin Tarantino tiene un reparto coral que brilla en cada escena, pero el Butch de Bruce Willis sabe aprovechar sus momentos para robarse algunos focos inesperados.

Jungla de cristal (1988)

John McTiernan convirtió a Bruce Willis y John McLane en historia de Hollywood. El único personaje, junto a Papá Noel, capaz de competir con Mariah Carey por dominar la Navidad. Alan Rickman colaboró de forma definitiva a elevar el culto de la película, con uno de los villanos más carismáticos de la historia. Su Hans Gruber era digno némesis de McLane.

El quinto elemento (1997)

Duele pensar que han pasado 25 años desde que Luc Besson dirigió esta maravilla sci-fi. Bruce Willis se metió en la piel de Korben Dallas, un ex agente que ahora es taxista en pleno siglo XXIII. Su inesperada química con Mila Jovovich y su constante aire socarrón elevan el nivel de una historia que, con el tiempo, se ha convertido en cinta de culto.

Glass (2019)

La trilogía de Shyamalan culminó una historia que había arrancado dos décadas antes y lo hizo con un trío protagonista abrumador. James McAvoy, Samuel L. Jackson y Bruce Willis podrían haber rodado 20 secuelas que el mundo habría ido a verlas en masa.

12 monos (1995)

Quién le iba a decir a Bruce Willis que salvaría el mundo en tantas ocasiones. En 12 Monos, lo haría viajando al pasado, desde 2035, cuando un virus ha arrasado a casi toda la humanidad. Su James Cole es historia de los 90 y su bromance con Brad Pitt, de lo mejor de la cinta.

Sin City (2005)

Una obra maestra a todos los niveles que tenía en Hartigan, el personaje de Willis, al único policía honrado de la ciudad. La estética noir y de cómic que le dieron Frank Miller y Robert Rodríguez a la película, no hicieron sino beneficiar a un Bruce Willis al que el escenario le sentó como un guante.

Looper (2012)

Original premisa de Rian Johnson que se sitúa en 2042, cuando los verdugos de la época asesinan a sentenciados que son enviados desde el futuro 2072. El problema surge cuando Joseph Gordon-Levitt, uno de estos verdugos, tiene que asesinarse a sí mismo, Bruce Willis, con 30 años más. Interesante duelo interpretativo entre dos actores más parecidos de lo que cabría esperar.

Luz de luna (1985-1989)

Ha firmado más de 140 películas, en 40 años de carrera, pero ha sido la televisión, y en concreto Luz de Luna, la que le ha dado el reconocimiento que merecía. Dos Emmy, un Globo de Oro y varias nominaciones tuvo el actor, gracias a su inolvidable David Addison.

Durante cinco temporadas, Luz de Luna asoció a Cybill Shepherd y Bruce Willis en una agencia de detectivesLuna Azul, que investigaba todo tipo de casos. Los misterios, unos guiones excelsos y, seamos sinceros, la tensión sexual entre sus dos protagonistas, hizo de la serie un exitazo. Además, ayudó a cambiar, al menos en parte, el aspecto de macarra que Hollywood tenía de Bruce Willis

Noticias Relacionadas