Con estos compañeros comparte Neymar su pasión por el póker

Con estos compañeros comparte Neymar su pasión por el póker

Todo aficionado al mundo del fútbol conocerá cómo se las gasta Neymar da Silva Santos Júnior. Tanto para lo bueno como para lo malo. Puede que incluso ni si quiera te interese el deporte y estés enterado en lo que anda el futbolista brasileño. Porque más que un simple deportista es uno de esos personajes que suponen un verdadero icono para el mundo entero. Y como manda el estilo de vida de esta clase de estrellas, todas están llenas de excentricidades. Seguramente todo ser humano las tenga, pero no todas ocupan páginas y páginas de diarios de todo tipo.

Así es Neymar. Un tipo capaz de tener una pandilla de amigos remunerada y que puede destrozar defensas enteras haciendo diabluras con el balón en los pies. Y aunque el paulista tiene todavía 29 años y le quedan varios años de carrera deportiva al máximo nivel, en su cabeza ya empieza a resonar a lo que quiere dedicarse cuando diga adiós al fútbol. Se lo confirmó a la cadena francesa CNews, la cual sacó a la luz algo que todos los seguidores del astro de la canarinha se podían imaginar. El actual atacante del Paris Saint-Germain quiere que el póker sea su camino.

Su deseo es viajar por los grandes circuitos profesionales participando en los torneos en vivo, a pesar de que también a través de la red ha participado en diversas competiciones y eventos especiales. Incluso ha estado entrenando. El 10 parece que tiene que hacerlo todo siempre a lo grande. Y más si está interesado en ello. Por eso es que apostó en sus inicios por la ayuda de André Akkari, jugador brasileño profesional que digamos que está desempeñando esa función que tan de moda se ha puesto como la del coach de póker. Básicamente un entrenador personal que ayuda, en este caso a Ney, a mejorar y poder llegar a ser un buen profesional. No apunta a ir de farol.

Y de dónde viene esta afición preguntarán algunos. El propio Neymar explicó que hay que remontarse a la Copa del Mundo del 2014, donde varios jugadores de aquella selección brasileña practicaban póker y ahí fue donde un jovencísimo chico de Sao Paulo que recién empezaba a encajar en el Barcelona se interesó por el juego de naipes. En las concentraciones veía como los compañeros jugaban y al final terminó siendo uno de los principales protagonistas de aquellas timbas. Así pudo curar las penas de aquel mal recuerdo mundialista del histórico 1-7 ante Alemania y que Ney tuvo que ver desde casa por estar lesionado.

Desde entonces es que se le ha visto en varios torneos en Barcelona junto a Gerard Piqué, Arturo Vidal y otros amigos no relacionados con el mundo del fútbol. Por las exigencias del balompié no ha tenido muchas oportunidades de practicar en vivo, pero parece dispuesto a buscarlas, mientras sigue perfeccionando su juego desde casa en línea.

Aficiones compartidas

Entre ese plantel de convocados que representaron a Brasil en la cita mundialista celebrada en su país, se encontraban Dani Alves y Thiago Silva, con los que después se acabó encontrando en el PSG cuando fue traspasado al club francés en 2017. Con ellos es que ha podido seguir practicando y divertirse en el tiempo libre que deja un deporte como el fútbol. Con el lateral tiene además una gran relación personal y se le ha visto con él en algunos eventos relacionados con el póker. Hasta cuando ha habido críticas, ha salido en defensa del extremo a ratificar la libertad de su vida privada.

En su caso, Thiago Silva ha sido más discreto a este respecto, si bien no ha tenido reparos en posar junto a Neymar en el Instagram del delantero en fiestas privadas jugando al póker. Las tan sonadas fiestas y tan polémicas que impiden a algunos ver al ex del Santos como un auténtico ídolo del fútbol y de masas, que es lo que es.

Y con el que también se ha dejado ver es con Marquinhos, otro compatriota de Neymar tanto en el combinado nacional como en París. De hecho, el mediocentro ha llegado a ser figura de algunos torneos online oficiales en los que ha participado y en los que se ha puesto dinero extra en juego para los participantes que consiguieran eliminarle. Lo de Brasil y el póker parece venir de muy largo. Neymar ha seguido los pasos de Ronaldo o Julio Baptista, ambos iconos de algunas marcas de póker destacadas, cuando esta clase de portales todavía podían explotar las figuras de famosos en sus estrategias publicitarias.

La relación entre el mundo del fútbol y el del póker parecen ser muy estrecha. Hay jugadores que han destacado la competitividad de ambas disciplinas como en punto en común que acaba enganchando, aunque en el póker sea el aspecto mental el más importante. En muchas regiones está avalado como un deporte mental, dejando al margen la parte relacionada con el azar, que también existe. Esta parece ser una buena vía para futbolistas, que además pueden seguir ganando bastante dinero si tienen maña con las cartas y se atreven a participan en los mejores torneos del mundo.