Rosanna Arquette, la estrella fugaz de los 80

Rosanna Arquette, la estrella fugaz de los 80

Sobrevoló el firmamento de Hollywood a enorme altura durante la prodigiosa década de los 80 del pretérito siglo XX, aquellos maravillosos años en los que Rosanna Arquette fue un icono instantáneo por obra y gracia Madonna, cuando actriz y cantante protagonizaron Buscando a Susan desesperadamente. Corría el año 1985 e inmediatamente veríamos a Rosanna Arquette a las órdenes de Lawrence Kasdan en Silverado y con Martin Scorsese a la dirección de After hours. Era la actriz de moda, la estrella del momento, requerida para policiacos como 8 millones de maneras de morir o aventuras submarinas filmadas por Luc Besson en El gran azul.

Los 80 fueron suyos.

Rosanna Arquette nació en Nueva york en 1959 y pertenece a una saga artística donde las haya. Su abuelo y su padre fueron actores. Su hermana Patricia Arquette es actriz. Alexis y Richmond son actores. Y fue actriz su hermana Alexis, registrada al nacer como Robert Arquette y fallecida en 2016.

Una familia de artistas en la que Rosanna Arquette brilló primero y más fuerte.

la-familia-arquette

 Rosanna Arquette vivió con su familia en una comuna del estado de Virginia y cuando le tocó acudir a la educación reglada, al instituto, no se adaptó. Así que con 14 años se largó a Los Ángeles para ser una estrella de Hollywood. Y lo logró.

rosanna-arquette-jovencisima

Pero ¿qué sucedió?

¿Por qué los 90 marcaron el declive de un estrellato que parecía imparable?

Nadie puede descifrar los vaivenes de cualquier trayectoria profesional.

Rosanna Arquette siguió siendo una actriz de magnetismo hipnótico y en 1996 lo demostró en Crash, enfermiza obra maestra de David Cronenberg en la que la actriz realiza uno de sus mejores trabajos. Pero el teléfono dejó de sonar. O, al menos, dejaron de llamarle los Scorsese o el Tarantino que le había dado un pequeño papel en Pulp Fiction.

Mientras tanto, seguía con su activismo feminista y con su vida sentimental, zigzageante como la de cualquier ser humano, con Peter Gabriel entre sus parejas más persistentes.

rosanna-arquette-militante-feminista

Todavía sigue haciendo cine y protagonizó la adaptación de la novela de José Luis Sampedro titulada La sonrisa estrusca pero lo cierto es que echamos de menos a Rosanna Arquette, aquella chica que se volvía loca junto a Madonna por las calles de un Nueva York vibrante, algo más peligroso pero también algo más mágico que el de hoy en día, devorado por el turismo.

Rosanna Arquette continúa en pie.

rosanna-arquette,-actriz-y-directora

Y, de hecho, uno de sus proyectos más interesantes fue el documental que dirgió en 2002: Buscando a Debra Winger. Un icono de los 80 siguiendo el rastro de otro icono desvanecido en una película que se pregunta por qué Debra Winger desapareció de la faz de Hollywood habiendo sido una estrella tan brutalmente importante. Algo que podríamos preguntarnos acerca de la propia Rosanna Arquette. Y algo que Rosanna Arquette pregunta a actrices como Sharon Stone, Salma Hayek, Jane Fonda o Melanie Griffith, con quienes conversa acerca del papel de la mujer en la industria del cine y la prohibición de envejecer que imponen las reglas heteropatriarcales. 

Igual que aporta Rosanna Arquette su testimonio sobre Harvey Weinstein en el documental Intocable (2019)y reflexiona sobre lo duro que es ser mujer todavía en este siglo XXI dominado (de momento) por demasiados hombres con demasiado poder.

Ser mujer y cumplir años.

Tal vez eso sucedió. Simplemente. A alguien le pareció que Rosanna Arquette se había hecho demasiado mayor y dejaron de llegarle papeles. Tampoco importa. Ella ha seguido peleando y haciendo películas y quedará para la eternidad como reflejo dorado de aquellos maravillosos 80.

ADEMÁS: ¿Por qué añoramos los 80?