89 minutos de tensión para Zoë Kravitz

89 minutos de tensión para Zoë Kravitz

Si por algo conocemos a Steven Soderbergh es por grandes títulos del entretenimiento más puro como la trilogía Ocean o La suerte de los Logan, así que el cineasta tiene mucho que decir, sobre todo si está entre sus manos un thriller tan espectacular como el que nos ocupa hoy: Kimi.

La nueva película de HBO Max ofrece 89 minutos (créditos incluidos) de la tensión más absoluta donde reina por encima de todo la interpretación de Zoë Kravitz.

Soderbergh no ha podido (ni querido) obviar la pandemia mundial que nos asola, y las mascarillas y los geles hidroalcohólicos brillan como luces de neon repartidos por los 89 minutos de metraje.

Conoceremos a Angela (fantástica Zoë Kravitz, que ocupa la pantalla el cien por cien del metraje), que trabaja para una compañía que ha lanzado Kimi, un altavoz inteligente estilo Alexa. Se dedica a revisar mensajes de error que reportan los usuarios, hasta que encuentra un mensaje que podría contener una agresión. Quiere entregar el mensaje, pero hay un problema añadido: es agorafóbica y está, en plena pandemia por el COVID, encerrada en casa sin atreverse a salir.

Nos encontramos ante una cinta de entretenimiento que, sin embargo, también nos plantea tesis muy interesantes a la par que manidas. ¿Estamos dejando que la tecnología domine nuestro mundo a costa de perder nuestra intimidad (o incluso humanidad)? Pero no es el único tema serio a tratar, ya que Soderbergh también pone sobre la mesa un tema que terminará estallándonos en la cara más pronto que tarde: los problemas mentales que han aflorado o se han intensificado a causa de la COVID.

Con un guión de David Koepp, a quien conocemos por blockbusters como Jurassic Park o La guerra de los mundos, y con ambientación musical de Cliff Martínez, Kimi amenaza con situarse en el top ten de las películas más vistas del catálogo de HBO Max.

Y todo para mayor gloria de Zoë Kravitz.

Noticias Relacionadas