‘Apolo 10½’: Una infancia espacial’: nostalgia animada por Richard Linklater

‘Apolo 10½’: Una infancia espacial’: nostalgia animada por Richard Linklater

El pasado 2 de abril se estrenaba, sin mucho revuelo, la deliciosa incursión de Richard Linklater (el autor de la trilogía Antes del amanecer -con su atardecer y anochecer correspondientes- y de la magistral Boyhood) en el mundo de la animación. Una comedia nostálgica acerca de la carrera espacial estadounidense en los 60 vista desde los ojos de un niño que corre el peligro de quedar enterrada en el infame algoritmo de la plataforma de streaming.

El cineasta Richard Linklater se inspira en su niñez para ofrecer en Apolo 10½: Una infancia espacial una instantánea de la vida en Estados Unidos en esa época, que mezcla el paso a la madurez, la observación de la sociedad y una aventura insólita.

Sin ser una historia autobiográfica, Linklater cuenta su realidad como el pequeño de una familia de 6 hermanos, en un barrio blanco de clase media y con preocupaciones muy alejadas de la verdadera problemática de aquella época, marcada por la guerra en Vietnam.

Regreso a aquellos maravillosos años

1969. Está a punto de hacerse historia. El hombre va a pisar la Luna por primera vez. El filme de animación narra dos versiones de la misión Apolo 11 desde diferentes ojos. Una de ellas es la de los astronautas y del control de la misión sobre el momento triunfal. La segunda es desde la mirada de un niño que vive cerca de la NASA y que como millones de niños está viendo la misión por la televisión, pero que en secreto sigue una misión encubierta.

Rotoscopia: la técnica de Linklater

Si has visto el filme (o al menos el tráiler) es probable que hayas reconocido os rostros de Zachary Levi o Glen Powell. Esto es porque Linklater ha vuelto a utilizar la técnica de la rotoscopia, que se trata de reemplazar los fotogramas de una película de acción real por dibujos calcados. El director ya la había utilizado en Waking Life y A Scanner Darkly (Una mirada en la oscuridad) y parece que va a convertirse en su sello de identidad.

No hagas demasiado caso al top 10 de Netflix y desentierra de entre tanta película y serie ligera esta pequeña obra de arte. La crítica dice que no te arrepentirás. Y nosotros también.

Noticias Relacionadas