Buenas y malas noticias para Netflix y sus usuarios

Buenas y malas noticias para Netflix y sus usuarios

Esta semana, Netflix ha presentado resultados del segundo trimestre de 2022 y la cosa ha ido bien pero mal. Mal pero bien.

En el primer trimestre de 2022, Netflix registró una pérdida de 200.000 suscriptores. Era la primera vez en su historia que la plataforma perdía suscriptores, lo que provocó una caída tremenda en Bolsa. Lo complicado fue que las previsiones para el segundo trimestre auguraban una caída aún mayor, que se había cifrado en dos millones de suscriptores perdidos.

Finalmente, esa cantidad no ha llegado al millón y se ha quedado en 970.000 suscriptores perdidos en el segundo trimestre del año. Como diría Joan Laporta: “Al loro, que no estamos tan mal”.

ADEMÁS: ¿Qué pasó con Denise Richards?

Las previsiones del gigante del streaming son optimistas, pues confían en recuperar la senda del crecimiento en el tercer trimestre del año (julio a septiembre), en el que contabilizarán el impacto de Stranger Things o la medida de proyectos como El Agente Invisible, la película más cara de la historia de la compañía.

Además, las penas con pan son menos penas, pues los ingresos de la compañía aumentaron un 9%, hasta casi 8.000 millones de dólares y el valor de las acciones se incrementó en 3,20 dólares por título, mejorando los 2,97 dólares del año anterior. Ni tan mal.

¿El fin de las cuentas compartidas?

Pero claro, todas estas previsiones son castillos en el aire para Netflix, a la espera de implementar una medida que puede tener nefastas consecuencias para la compañía: limitar el uso compartido de cuentas. Y es que, desde hace varios meses, Netflix trabaja en una fórmula para obligar a que las cuentas familiares lo sean pero en el mismo hogar. Esa cuota Premium de 17,99 euros al mes que compartes con tu madre, tu abuela y tu pareja, es decir, en tres casas, podría tener los días contados.

El objetivo que parece buscar Netflix es que la cuenta compartida sea para quienes viven bajo el mismo techo. Para probar sus nuevas restricciones, Netflix está usando Latinoamérica como banco de pruebas. Estas pruebas prohibirían compartir cuentas fuera de una misma casa, salvo que se pague un incremento en la cuota mensual para añadir una casa extra desde la que compartir la cuenta.

Por el momento, España se está librando de esta prueba pero Netflix parece decidida a cortar de raíz lo que desde la compañía consideran un chollo, compartir cuentas entre varios usuarios que no viven en la misma casa. Si alguien tiene dudas del impacto que tendrá esa medida en España, no tiene más que echar un ojo a los precios de Netflix y compararlos con los de otras compañías de streaming como Amazon Prime Video, HBO Max o Disney Plus y tendrá claro que el número de bajas será masivo. O no. Pero parece una medida demasiado arriesgada, especialmente con la competencia creciendo a todos los niveles, tanto de calidad como de cantidad de contenidos.

Para compensar, la compañía prepara una nueva cuota más económica pero con publicidad. Porque, como dice aquel, Netflix aprieta pero no ahoga.

ADEMÁS: nombres de famosos que en España nos cuesta pronunciar

Noticias Relacionadas