El éxito de ‘¿Quién es Anna?’ en Netflix lo cobra Nueva York

El éxito de ‘¿Quién es Anna?’ en Netflix lo cobra Nueva York

La historia de Anna Sorokin, la estafadora de la jet set, es fascinante. Pero además de fascinante, es una historia real, por lo que si alguien quería contarla, tenía que pagar. Y eso ha hecho Netflix.

La plataforma de streaming le ha dado a Shonda Rhimes las riendas de ¿Quién es Anna?su enésimo pelotazo y lo ha hecho tras alcanzar un acuerdo económico importante con la protagonista de la historia: Anna Sorokin (o Anna Delvey).

Este acuerdo, tal y como recogía Insider, se selló en verano de 2018, cuando Netflix adelantó 30.000 dólares a Anna Sorokin. Un dinero que, directamente, pasó a la cuenta de su abogado defensor. Días más tarde, el acuerdo quedaría cerrado por un total de 320.000 dólares para la estafadora de la jet set. Seguro que en ese momento no pensó que no iba a ver apenas un centavo de esa elevada cantidad.

ADEMÁS: La vida secreta de Barron Trump, el hijo de Donald y Melania Trump

Y es que en Nueva York, desde los años 70, se estableció una ley para que los delincuentes no pudieran sacar rédito económico a sus fechorías. En España, sin embargo, tenemos aforamientos.

La Ley del Hijo de Sam, como se la conoce, permite que las autoridades bloqueen cualquier pago superior a 10.000 dólares que se le vaya a hacer a un delincuente y usarlo para resarcir a sus víctimas. En este caso, 199.000 dólares fueron a parar a City National Bank y CitiBank, algo en lo que esta historia si es coincidente en España, los bancos siempre se llevan la mayor parte.

Otros 24.000 dólares se fueron para multas, a los que se sumó la representación legal de Anna Sorokin, que ascendió a 75.000 dólares. Es decir, el balance para la influencer fake fue pasar de 320.000 a 22.000 dólares pero con mucha deuda ya saldada. Algo es algo.

Lo más complicado para Anna Sorokin es que este acuerdo con Netflix incluye exclusividad. La influencer no sólo no podrá vender los derechos de su historia a nadie, sino que no podrá participar o aparecer en medios, salvo permiso expreso de Netflix. Y este contrato tiene una duración de hasta 3 años desde que se emita el último capítulo de la serie.

Incluso si opta por escribir un libro, no podría lanzarlo hasta un año después del fin de la serie, tal y como especifica Insider. 

Y ahora viene lo mejor: otras plataformas sí que puede contar su historia, sin la aparición de Anna Sorokin, y sin darle un dólar por ello. De hecho, se sabe que HBO Max y BBC ya trabajan en sendos proyectos sobre el asunto. ¿Cómo lo van a hacer? En el caso de HBO Max, la historia será contada desde el punto de vista de Rachel Williams, presunta amiga de Anna Sorokin, a la que sisó 60.000 dólares. Al final, hasta le va a salir rentable esta amistad.

JESÚS REDONDO

ADEMÁS: ¿De verdad detuvieron a Oriana Marzoli?

Noticias Relacionadas