Cuando Jesulín de Ubrique pagó por dejar la música

Cuando Jesulín de Ubrique pagó por dejar la música

Don Pablo Motos entrevista a un torero que ya no torea y resulta que el titular principal se refiere a los tiempos en que el diestro cantaba aquello de “toa toa toa / te nesecito toa”.

Efectivamente. El invitado especial de El Hormiguero fue Jesulín de Ubrique este jueves.

¿Recuerdan aquella canción?

Era esta.

Hecho el recordatorio pertinente de un hit imborrable vayamos a la estricta actualidad.

La presencia en El Hormiguero de Jesulín de Ubrique era meramente promocional, para dar bola a El desafío, el talent de famosos en el que está participando. Obviamente, no ha sido lo único de lo que han hablado.

Y, obviamente, le han preguntado por su familia, por su próxima paternidad y por cómo se ve la fama que tuvo con la perspectiva que da el tiempo. Y es que, como ha señalado Pablo Motos en la entrevista, en los 90, Jesulín de Ubrique llegó a ser “la persona más famosa de España”. Eran otros tiempos y se pagaba en pesetas.

Ahora, lo que todo el mundo estaba esperando (o no) era que hablara sobre su salto pretérito, con gran éxito, al mundo de la canción. “Yo me dedicaba a torear, mi vida siempre ha sido el toro. Lo que pasa es que cuando tienes éxito, te ofrecen hacer otras cosas. Me propusieron cantar y saqué mi disco“.

Fue en 1994 cuando Jesulín lanzó su primer y único álbum, en el que se incluía el pelotazo Toda. Ojo, también tenía versiones de Locos por amor de Francesc Picas, ex de Loco Mía, o Háblame del mar, Marinero de Marisol que ya han quedado en el olvido, algo que no ha pasado con Toda. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pablo Motos (@pablomotos)

Después de 28 años, todavía está el tío“, reconocía Jesulín de Ubrique. “Habrá muchos singles que se han olvidado pero el mío no“. Y a pesar del éxito, no hubo más discos. Y no los hubo, por una razón. “El mundo del toro era un poco complicado. Le di pie a mis enemigos para tener armas para atizarme. Vi que me perjudicaba y corté por lo sano“, ha recordado.

Obviamente, cortar por lo sano, tiene consecuencias y el torero las pagó y con creces pues, además de compromisos, ya tenía cerrada una gira de conciertos que tuvo que ser cancelada. “En vez de hacer las Américas toreando, las iba a hacer cantando. Me rajé y cuando uno se raja, hay que aceptar las consecuencias“. Estas consecuencias se llaman “60 o 70 millones” de pesetas. Es decir, 360.000 o 420.000 euros le costó a Jesulín de Ubrique dejar su aventura musical en la cima del éxito.

Suponemos que ese dinerito sería para cancelar conciertos apalabrados o compromisos con la discográfica. Pero el caso es que Jesulín pagó para no volver a cantar.

Ese día, España perdió a un gran candidato a ganar Eurovisión.

ADEMÁS: Así ha cambiado Cameron Díaz

Noticias Relacionadas

¿Dónde está Ramontxu?

Series & Cine

Se acerca la hora de las Campanadas y Ramontxu estará ausente, recordaremos su capa y su eficacia de vendedor de El Corte Inglés, sección Caballeros.…

+