El regreso de Miley Cyrus

El regreso de Miley Cyrus

Oh, es ella. Ha vuelto. La mujer que fue (siendo adolescente) Hanna Montana regresa y dicen los titulares inmediatos que su nueva canción, Midnight Sky posee  efluvios de los años 80 y, bueno, tal vez, hay un retrogusto a Cindy Lauper en alguna de las capas del tema pero (la verdad) no se trata de un hit con aire disco ni nada parecido. 

En la letra exhibe Miley Cyrus esa libertad desbocada que siempre ha defendido: “Nací para correr, no pertenezco a nadie, no necesito ser amada por ti”.

También hay quien ha rastreado en el texto alusiones a su fugaz matrimonio con Liam Hemsworth aunque todo son referencias genéricas sobre amor, besos y adioses precipitados.

Seguramente Midnight Sky no quiere decir nada y lo mejor de la canción es el videoclip.

Con ese neón de noches felices que (de momento) no volverán mientras dure la pandemia.

No falta, por supuesto, el erotismo empoderado que tanto caracteriza a Miley Cyrus, con un acento a Madonna en ciertas inflexiones musicales y también en la actitud anhelante de fuerza femenina capaz de hacerse respetar sin necesidad de pedir permiso.

Aunque, pensándolo bien, y puestos a buscar referencias de los 80, en algún momento de Midnight Sky suena la ronquera de Bonnie Tyler en el humo de las luces.

No nos hagan demasiado caso.

Aquí somos más de la Miley Cyrus que construyó esa pieza maestra que es Wrecking Ball, pura inquietud y pop con mayúsculas.

Con Wrecking Ball somos capaces de llorar y, por ahora, ese efecto no lo provoca Midnight Sky. Aunque bien es cierto que las canciones, muchas veces, van ganando enteros a medida que pasan los días y reposa su eco en nuestra memoria.

Vendrán nuevas canciones de Miley Cyrus y la vida continuará. 

Y ella es joven. Apenas 27 años. Tiene todo el futuro por delante.

ADEMÁS: 10 cosas que (quizás) no sabes sobre Miley Cyrus