Fueron éxitos de verano / ‘Cazafantamas’: un éxito muy raro

Fueron éxitos de verano / ‘Cazafantamas’: un éxito muy raro

Si por algo se recuerda el verano de 1984 es por el estreno de Cazafantasmas, uno de los mayores éxitos de la década que, a día de hoy, todo el mundo considera todo un clásico. El filme llegó a ser nominado a dos Oscar y tres Globos de Oro, todo un hito para una comedia en aquella época.

Casi cuatro décadas más tarde, la película sigue funcionando en parte gracias al humor del que hace gala la película, que continúa vigente a día de hoy (Gracias, Bill Murray).

En 2016 intentaron, quizá con poco éxito, resucitar la franquicia cambiando el género de los protagonistas, pero los fans de la saga original montaron en cólera por osar tocar un pelo a la saga de los 80. Pero dejemos de lado la versión más actual para centrarnos en esa primera película de 1984, que pudo ser muy diferente a lo que en realidad fue.

¿De qué va ‘Cazafantasmas’?

La cinta se basa en una premisa: los fantasmas existen. Muchas veces los espíritus quedan atrapados en este mundo, convirtiéndose en seres oscuros cuya única meta es hacer la vida imposible a los vivos. Es por eso por lo que Peter Venkman (Bill Murray), Raymond Stantz (Dan Aykroyd) y Ergon Epengler (Harold Ramis), tres doctores expertos en parapsicología, deciden crear una empresa llamada Los cazafantasmas para deshacerse de esos molestos seres.

Poco a poco, los Cazafantasmas se harán un hueco en Nueva York, deshaciéndose de los incordiantes ectoplasmas y ganando cada vez más y más fama, sin saber que poco a poco se acercan al caso más peligroso que han visto en sus vidas, cuando un demonio tremendamente poderoso se propone arrasar la ciudad. La situación empeorará cuando tanto Dana Barrett (Sigourney Weaver) como su vecino Louis Telly (Rick Moranis) son poseídos y convertidos en los avatares que llevarán al demonio, Gozer, a nuestra realidad.

Un cúmulo de afortunadas casualidades

La idea original partió de Dan Aykroyd, quien luego sería uno de los protagonistas, muy aficionado a temas paranormales. Su intención era colaborar de nuevo con John Belushi tras Granujas a todo ritmo y Mis locos vecinos y la trama primigenia trataba sobre cazadores de fantasmas que viajan a través del tiempo, el espacio y otras dimensiones.

Pero llega 1982 y John Belushi muere víctima de una sobredosis, por lo que Aykroyd pide ayuda a sus amigos Ivan Reitman y Harold Ramis para vender su idea a Columbia Pictures. La productora les concede 25 millones de presupuesto pero les pone una condición: tener la película lista para el verano de 1984, lo que aceptan sin dudar a pesar de no tener cerrado el final de la película.

Así comenzó un rodaje lleno de improvisaciones, comenzando por el reparto. Aykroyd fue el unico que estaba seguro desde el principio, pero los demás fueron cayendo en sus papeles por coincidencias del destino. Harold Ramis fue Egon Spengler porque no encontraban a nadie mejor, Ernie Hudson encarnó a Winston Zeddmore porque Eddie Murphy estaba ocupado con Superdetective en Hollywood y Bill Murray interpretó a Peter Venkman, papel que iba a ser para Belushi, porque Chevy Chase y Michael Keaton lo rechazaron.

Sea como sea, y con gran parte del guion olvidado por Bill Murray que prefirió crear un Venkman de su propia cosecha, lo cierto es que no les pudo ir mejor y a día de hoy seguimos recordando a los Cazafantasmas como una de las mejores comedias de todos los tiempos.

Noticias Relacionadas