‘Heartstopper’ y el primer amor

‘Heartstopper’ y el primer amor

Una serie que ha dado la sorpresa en Netflix. Una de esas ficciones pequeñas que acaban acaparando todas las conversaciones. Se trata de Heartstopper, una serie con temática LGTBIQ+ que ha vuelto loco al público por la sensibilidad con la que trata el tema, sin entrar en asuntos morbosos que puedan atraer al gran público.

La serie está dirigida por Euros Lyn y con guión de Alice Oseman, que también es la autora de la novela gráfica en la que está basada.

Dejando de lado la temática LGTBIQ+, Heartstopper narra una historia universal, la del primer amor, que nos afecta a todos por igual.

¿De qué va Heartstopper?

La serie comienza con Charlie (Joe Locke), un estudiante que ya ha salido del armario y que trata de superar las secuelas de haber sufrido bullying en los pasillos del colegio, tanto por su condición sexual, como por ser considerado un pardillo. Pero claro, no le ayuda nada a mejorar su autoestima el tener una especie de novio dentro del armario, Ben (Sebastian Croft), que en público se comporta como si no le conociera.

Pero el día a día de Charlie cambia el día que le toca sentarse al lado de Nick (Kit Connor), un alumno un año mayor que él. Nick es uno de los alumnos más populares de la escuela debido a que es una estrella del rugby, pero encuentra en Charlie una forma de divertirse más verdadera que con el resto de sus amigos.

Puede que lo que más nos enganche sea la tensión entre los dos personajes, ya que no nos queda claro si Nick es homosexual o heterosexual y podría ser que entre ambos sólo exista una amistad. Pero sea como sea, la conexión entre estos dos personajes, engancha.

Todo aderezado con un reparto de personajes secundarios sólido, entre los que destacan Yasmin Finney como la amiga trans de Charlie, Corinna Brown como su nueva amistad en una escuela para chicas o incluso Olivia Colman como la madre de Nick.

Noticias Relacionadas