El emocionado discurso de Matthew McConaughey

El emocionado discurso de Matthew McConaughey

Matthew McConaughey se ha convertido, de forma inesperada, en la cara visible y portavoz de quienes piden más control en la posesión de armas en Estados Unidos. 

El motivo es que el oscarizado actor nació en Uvalde, Texas, donde se registró el fatídico tiroteo en un colegio, en el que murieron 19 niños y 2 adultos, lo que le ha llevado a entrar de lleno en un debate que lleva años y años en bucle.

De hecho, Matthew McConaughey pide más control de las armas, no una prohibición taxativa, reconociendo que él mismo tiene armas en casa.

Así, en los últimos días, el actor ha mantenido reuniones en el Congreso con representantes demócratas y republicanos, que ya trabajan en una ley que limite el acceso a las armas. Reuniones que han tenido su punto álgido en la rueda de prensa que Matthew McConaughey ha ofrecido en la Casa Blanca y en la que ha sorprendido con las historias personales de algunas de las víctimas.

El actor ha señalado la potencia del rifle de asalto AR-15 usado en la masacre, apuntando que algunas de las víctimas tuvieron que ser identificadas por la ropa que llevaban o con pruebas de ADN, ante la imposibilidad de identificar los cadáveres a simple vista.

Así, Matthew McConaughey contó la historia de Maite Rodríguez, de 10 años, quien quería “ser bióloga marina”, de Alithia Ramínez, también de 10 años, “quien soñaba con ir a Disney World” o de Irma García, una de las profesoras fallecidas, cuyo marido falleció de un ataque al corazón, días después del tiroteo.

Y es que el actor y su esposa, Camila Alves, se han reunido con muchas de las familias afectadas por la masacre en los últimos días. “Quieren que los sueños de sus hijos continúen, que se logre algo después de que se hayan ido. Quieren que la pérdida de sus vidas importe“, ha asegurado.

Curiosamente, y a pesar del alto precio, la petición es complicar algo más el acceso a las armas, que no prohibirlo. De hecho, entre las medidas que el actor reclama, está la revisión de antecedentes penales o el aumento de la edad de 18 a 21 años para acceder a rifles semiautomáticos. Como diría aquel, algo es algo.

ADEMÁS: Uvalde, Texas: Cronología de una masacre

Noticias Relacionadas