Javier Bardem: de ayer a hoy

Javier Bardem: de ayer a hoy

Javier Bardem nunca ha dejado de estar de actualidad, pero ahora lo está aún más si cabe por su su doble nominación: uno al Goya a Mejor Actor por El buen patrón de Fernando León de Aranoa y otra al Oscar a Mejor Actor por Being the Ricardos, de Aaron Sorkin.

En Being the Ricardos se mete en la piel del artista cubano Desi Arnaz, marido de la artista estadounidense Lucille Bell, a la que da vida Nicole Kidman. Estuvo a punto de rechazar este papel, ya que pensaba que en tan solo cuatro semanas, no iba a poder preparar un personaje que además de actuar, le exigía bailar, cantar y tocar la guitarra. Afortunadamente (para él y para todos) Sorkin le convenció y por eso va a pasearse por la alfombra roja del Dolby Theatre junto a Penélope Cruz, también nominada.

Pero, ¿cómo ha llegado hasta aquí?

Su primer trabajo en el cine fue con solo cinco años, de la mano de su madre Pilar Bardem, en la serie de televisión El pícaro (1974). Fue un papel tan pequeño que ni siquiera aparecía en los créditos, pero le picó el gusanillo y volvió a probar a los once años, en la película protagonizada por su madre El poderoso influjo de la Luna, dirigida por Antonio del Real.

Antes de dedicarse plenamente a la interpretación, Bardem triunfó como jugador de rugby, pero tenía el cine en las venas: es nieto de los actores Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro, hijo de la desaparecida Pilar Bardem (una de las más talentosas actrices del cine español), sobrino del director Juan Antonio Bardem, hermano del actor Carlos Bardem y primo del director y guionista Miguel Bardem. Con esos antecedentes, ¿cómo no iba a triunfar?

En la segunda mitad de la década de 1980, realizó apariciones esporádicas en Televisión Española, pero no fue hasta comienzos de los 90 cuando empezó a despuntar en el cine con personajes protagonistas en los que siempre interpretaba a personajes rudos y violentos. Así lo demostró por ejemplo con sus actuaciones en Jamón, Jamón (1992) o Huevos de Oro (1993), ambas películas de Bigas Luna.

Por esta segunda película se llevó su primer galardón, el Fotogramas de Plata al Mejor Actor, y esto no había hecho más que comenzar. Su brillante palmarés refleja el éxito de su carera: 1 Oscar a Mejor Actor de Reparto, 1 Globo de Oro, 5 Premios Goya, 1 BAFTA, 2 Premios del Sindicato de Actores, 1 Premio Satellite, 1 Premio del Cine Europeo, 5 Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos, 7 Fotogramas de Plata, 3 Premios de la Unión de Actores, 1 Premio Independent Spirit, 2 Copas Volpi, 1 Palma de Oro y 1 Concha de Plata, entre otros reconocimientos.

Su extensa filmografía, incluye más de 45 películas, por lo que nos es complicado recordarlas todas, pero sí ha habido varias que han marcado la trayectoria del actor. 2003 fue un gran año gracias a Los lunes al sol, de Aranoa, que le hizo ganar el Goya junto a su compañero de reparto, Luis Tosar. Y el año siguiente continuaba su ascensión a los cielos gracias a Mar Adentro, papel por el que consiguió tanto la Copa Volpi en el Festival de Cine de Venecia como el Goya.

Así dio el salto al cine internacional, protagonizando en 2006 El amor en los tiempos del cólera y Vicky Cristina Barcelona dos años después, donde comenzaba su historia de amor con su mujer, la también actriz Penélope Cruz.

Y precisamente ese fue su año de gloria, con su participación en la película de los hermanos Coen, No es país para viejos. Bardem ganó el Oscar, el Globo de Oro, el BAFTA y el Premio del Sindicato de Actores a Mejor actor de reparto por su papel de psicópata en este filme. Interpreta a Anton Chigurh, un criminal a sueldo, característico por su peculiar peinado, que se convirtió en un personaje icónico de la historia del cine.

Pero Bardem también ha coqueteado con el cine comercial, trabajando en grandes sagas como Piratas del Caribe o James Bond. Bajo las órdenes de Sam Mendes, se convirtió en el villano de Skyfall con una caracterización muy característica. E incluso por este papel fue nominado a un premio, en este caso a los Premios BAFTA.

Y ahora podría colocar otro Oscar en su estantería de los premios que ya debe estar más que atestada entre los suyos y los de Penélope Cruz. No lo tiene fácil, ya que lucha contra Will Smith, por su papel en El método Williams; Denzel Washington, por La tragedia de Macbeth; Benedict Cumberbatch, por El poder del perro; y Andrew Garfield, por Tick, Tick… Boom!.

Pero nosotros tenemos esperanza. ¿Dos Oscar de camino a España? Aquí decimos: ¡Sí!

SARA FLAMENCO

Noticias Relacionadas