‘Pistol’: regreso al punk con Danny Boyle muy a lo ‘Transpotting’

‘Pistol’: regreso al punk con Danny Boyle muy a lo ‘Transpotting’

Danny Boyle, director de Trainspotting, ha retomado su visión más underground de la sociedad inglesa para narrar la historia de los Sex Pistols desde dentro contándonos (por fin) cómo eran en realidad sus protagonistas más allá de la leyenda.

Boyle nos habla de todo esto en Pistol, la nueva miniserie de Disney+, relacionándolo con un certero análisis del contexto social y económico que llevó a la creación del punk británico.

Y todo con polémica incluida, ya que Johnny Rotten presentó una demanda por el uso de sus canciones y calificó a la serie como “la mierda más irrespetuosa que he tenido que soportar”.

Basándose en las memorias de Steve Jones, Lonely Boy: Tales From a Sex Pistol, Danny Boyle hace un retrato de la que fue una de las bandas de su vida. “De donde yo vengo, eres joven, y de repente eres viejo, y no hay nada en el medio. Lo he visto con muchos de mis amigos: empezaron a vestirse como sus padres incluso antes de preguntarse qué significa eso. Lo que hicieron los Pistols fue destruir ese puente. Fueron completamente destructivos con ese álbum en el que hablan de que no hay futuro”, dice refiriéndose a Never Mind the Bollocks, el único disco de estudio que publicaron, en 1977.

La serie utiliza el vertiginoso ascenso y dura caída de la banda para reflejar la cultura callejera británica. “Si vas a representar a los Sex Pistols no puedes imponer orden en ellos: eran caos. Es extraño hacer una serie sobre esto, porque escribir un guion es dar sentido a las cosas, y hacer cine tiene que ver con ordenar. Teníamos que ignorar todo esto”, dice Boyle.

Ese caos del que habla Boyle se hace patente cuando explica el origen de cada uno de los personajes, miserable en la mayoría de los casos. Y un claro ejemplo es el de Sid Vicius, al que su madre usaba como camello de niño y le regaló heroína en uno de sus cumpleaños. Resulta inevitable narrar su muerte en Pistol, pero Boyle no ha querido centrarse en el morbo que suscitó en su momento incluyéndolo de forma muy natural y paralela al final de la banda.

Toby Wallace protagoniza la miniserie como Steve Jones, completando la banda con Anson Boon como Johnny Rotten, Louis Partridge como Sid Vicious, Jacob Slater como Paul Cook y Christian Lees como Glen Matlock

Noticias Relacionadas