Series para noches estivales / ‘Manifest’, la serie que ha renacido en Netflix

Series para noches estivales / ‘Manifest’, la serie que ha renacido en Netflix

Cuando nació esta serie en 2018 fueron muchos los que pensaban que por fin había llegado una digna sucesora de Perdidos. No en vano, la ficción también trata de un avión desaparecido a cuyos pasajeros les ocurren cosas difícilmente explicables sin recurrir a lo sobrenatural.

Cuatro años y tres temporadas después, podemos decir que, si bien sus creadores se inspiraron en la mítica serie de J.J. Abrams, el camino de Manifest se desvía de la original para mostrarnos algo diferente.

Manifest se canceló el pasado año después de su tercera temporada pero, al ser incluida en el catálogo de Netflix, ha vivido una resurrección, lo que podría dar lugar a una cuarta y última tanda de episodios. Quizá el verano es un buen momento de ponerte al día de cara a su despedida, ¿no?

¿De qué va ‘Manifest’?

El vuelo 828 que va desde Jamaica hasta Nueva York parece transcurrir sin incidencias hasta que atraviesan una zona de turbulencias que les hacen temer por sus vidas. Afortunadamente no hay que lamentar ningún drama… o eso creen. Porque mientras para ellos no han transcurrido más que unas pocas horas, para los demás han pasado cinco años y medio.

Los familiares y amigos de los tripulantes del vuelo han continuado con sus vidas después de darles por muertos pero, cuando regresan sin que para ellos haya pasado el tiempo, tienen que adaptarse a su nueva realidad.

Pero eso no es todo a lo que tienen que hacer frente, ya que poco a poco se dan cuenta de que han adquirido ciertos poderes sobrenaturales que les complican la vida todavía más. Y el Gobierno quiere saber qué les ha ocurrido realmente…

En resumidas cuentas, los dramas personales se mezclan con los asuntos paranormales y la persecución de los que quieren desentrañar el misterio de su regreso pasando por encima de sus vidas. Una serie entretenida, que te hace desear ver un capítulo tras otro hasta enterarte del misterio, pero que no aporta el mismo grado de adicción que supuso Perdidos en los fanáticos de la época (entre los que me incluyo).

Noticias Relacionadas