Si Brendan Fraser se lleva el Oscar, el mundo será un lugar mejor

Si Brendan Fraser se lleva el Oscar, el mundo será un lugar mejor

En caso de que hayas crecido en los años 90, sabrás que uno de los sex symbols por excelencia (con permiso de Brad Pitt, Leonardo DiCaprio y Johnny Depp) fue Brendan Fraser, protagonista de películas como George de la jungla o la saga de La Momia.

Pero detrás de ese chico guapo con una vis cómica bastante marcada y con facilidad para las escenas de acción, se encontraba una historia de sufrimiento que le llevó a mantenerse alejado de Hollywood durante años.

Hasta ahora, que ha resurgido de sus cenizas gracias a su papel protagónico en The Whale, que ha desatado la ovación en el Festival de Venecia y por cuya participación se podría llevar el Oscar.

Se trata de una resurrección emocionante, la de un actor con una trágica historia detrás.

La triste historia de Brendan Fraser

Durante la década de los 90 y la primera del nuevo milenio, el actor no paraba de trabajar, pero es que además, insistía en hacer él mismo sus propias escenas de acción. “Cuando hice la tercera entrega de La Momia [2008] me envolvían con hielo y vendas. Me hacía un exoesqueleto todos los días”, reveló Fraser.

Debido a esto, el actor tuvo que someterse a varias operaciones debido a una lesión en un disco de la espina dorsal, una costilla rota, traumatismos en las rodillas y problemas en las cuerdas vocales.

A sus problemas médicos se le añadían sus problemas personales, debido a su complicado divorcio de la también actriz Afton Smith. La pareja estuvo casada durante cuatro años y tuvo tres hijos pero finalmente anunciaron su divorcio en 2007.

El juez fijo la pensión conyugal y la manutención de sus hijos en 900.000 dólares anuales. Pero en 2013, el actor solicitó una reducción, debido a que había tenido que frenar su carrera debido a sus problemas médicos, los cuales también le suponían un gasto excesivo.

Y a todo esto hay que sumarle el acoso sexual que sufrió por parte del periodista Philip Berk, presidente de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, que abusó de él durante el verano de 2003. Según él mismo aseguró, Berk le agarró de una de sus nalgas y, posteriormente, empleó uno de sus dedos para tocarle la zona entre los testículos y el ano.

En un primer momento, Fraser tuvo miedo de contar lo ocurrido por la reacción de la gente, pero el movimiento #MeToo le animó a confesar lo ocurrido en 2018.

Su vuelta a Hollywood

El actor, que ahora tiene 53 años, ha protagonizado The Whale, la nueva película de Darren Aronofsky, por la que recibió una ovación de siete minutos que emocionó a Fraser hasta las lágrimas.

En el filme da vida a Charlie, un hombre que intenta acercarse a su hija adolescente (Sadie Sink, Max en Stranger Things) a la que abandonó para vivir con su novio, ya fallecido. La culpa y el dolor hacen que Charlie desarrolle una relación tóxica con la comida, llegando a pesar 270 kilos.

No es la primera vez que Aronosfksy rescata del ostracismo a una estrella olvidada. Ya lo hizo en 2008 con Mickey Rourke, a quien volvió a poner en la palestra con El luchador, papel por el que recibió una nominación al Oscar y ganó el León de Oro en el Festival de Venecia.

En el caso de Rourke, el actor no se llevó la estatuilla a casa pero todas las quinielas apuntan a Fraser como ganador de este año. ¿Lo conseguirá?

SARA FLAMENCO

Noticias Relacionadas