Una actriz llamada Jennifer López

Una actriz llamada Jennifer López

Jennifer López es un icono pop y muestra de ello es que ha sido homenajeada en Nueva York con un mural colorido y ella ha posado convenientemente para la ocasión (ver más abajo). Es cantante, por supuesto. ¿Y actriz? ¿Es una buena actriz? Pues hemos de decir rotundamente que sí cuando el papel resulta adecuado. Recuérdese aquel Giro al infierno de Oliver Stone, donde su perturbadora presencia era puro alto voltaje. Sean Penn sufría por ella, por supuesto.

Lo que pasa es que Jennifer López hace tiempo que va penando de título inane en título inane, como en Marry Me, penúltima comedia romántica que ha estrenado y que ha pasado sin pena ni gloria.

Pero JLo, además de proporcionar abundante material a la prensa del cuore por su retomado amor con Ben Affleck, tiene proyectos.

El mural neoyorquino, por cierto, bien pero tampoco para tirar cohetes.

El caso es que Jennifer López, si nos fiamos de IMDb (y, sí, es una fuente fiable) tiene en posproducción o preproducción varios títulos interesantes.

The Mother es un thriller con asesino que persigue a madre protectora en el que JLo tiene a Adam Sandler, Gael García Bernal y Joseph Fiennes como compañeros de reparto.

Shotgun Wedding pertenece (oh, no) al género de comedia romántica con pareja que redescubre el amor cuando la secuestran durante un viaje por el Caribe.

The Godmother es un biopic de la narcotraficante colombiana Griselda Blanco, también llamada La reina de la cocaína o La viuda negra. Este proyecto tiene mejor pinta.

Atlas nos presenta un futuro distópico y cómo la Inteligencia Artificial decide que lo mejor para el planeta es exterminar a la raza humana.

Mucho trabajo por delante y, como siempre, una de cal y una de arena. No es que Jennifer López sea como John Cusak, el actor sin filtro que acepta cualquier papel (lo mismo Alta fidelidad que Jacuzzi al pasado) pero, la verdad, es que la estrella surgida del Bronx apuesta más por la cantidad que por la calidad.

Mientras tanto, le queda tiempo para acudir a toda alfombra roja que sea precisa. Ha presentado en el Festival Tribeca de Nueva York el documental de Netflix sobre su vida: Halftime.

En fin, siempre nos queda su carisma magnético y ese brillo estelar que mantiene a Jennifer López, a sus 52 años, en primera línea.

Por mencionar algún viejo título en el que nos emocionó: ¿quizá cuando interpretó a Selena, la cantante mexicana asesinada a los 23 años?

Hollywood necesita estrellas. Por eso Tom Cruise, sexagenario, sigue corriendo. Y está la nueva hornada: Chris Hemsworth, Zendaya, toda esa tropa al fin diversa.

Y Jennifer López cumple su papel de astro inextinguible. Veremos si como actriz nos da alguna alegría en breve.

Noticias Relacionadas