10 parejas de cine que no: cuando la química no fluye

Te lo agradezco, pero no. Eso es lo que decía Alejandro Sanz (ahora coach en La Voz) en su conocido dueto con Shakira en la canción que llevaba el mismo nombre y que estrenaba en 2006. Una frase de lo más directa que, en algunas ocasiones, podrían ser utilizadas por cualquiera de los protagonistas de estas historias. Porque ellos son actores de los buenos (o al menos lo intentan), de los que consiguen que millones de fans se gasten su paga de la semana en entradas para ver sus últimas pelis, de los que hacen que hasta un chicle a medio masticar por ellos alcance cifras estratosféricas con su subasta en Internet.

Pero no por ello tienen química con sus compañeros en la gran pantalla. Porque quizá no tenían el día, el mes o el año (vaya usted a saber) pero su otra mitad en la peli no hace que sientan un cosquilleo en el interior de sus estómagos. Pero ni una pizca, que conste.

De Nicole Kidman y Tom Cruise en Eyes Wide Shut (sí, aunque fueran pareja en la vida real) a otros ídolos teen que no consiguieron demostrar que lo suyo era amor (y de los buenos). Lo sentimos, pero no...

Vaya por delante que el matrimonio no estaba pasando uno de sus mejores momentos, pero lo de Nicole Kidman y Tom Cruise en la peli de Kubrick olía a separación desde los créditos de inicio de la película. Ni por buscar nuevas experiencias amatorias consiguieron resucitar su amor. Y eso se notó, además, en su vida privada. Resultado: divorcio en Hollywood.

Mr. Big sí pero no

Quizá estemos derribando una de las parejas de la ficción más cuquis de la historia del séptimo arte (antes, de la pequeña pantalla). Pero no nos creemos la relación de Carrie Bradshaw y Mr. Big. Porque ella es toda una it girl, de las que pisan con fuerza sobre las aceras de Nueva York y de las que hacen que a los caballeros les entren mareos sólo con oír el taconeo de sus manolos. Y Mr. Big no tiene pinta de ser un chico moderno, un chico que sepa de moda y un 10 en la cama (¡ala, ya lo hemos dicho y nos hemos quedado muy a gusto!)

Un no pero rotundo. Porque no por ser guapos, jóvenes y con ganas de comerse el mundo van a formar una pareja estupenda en la gran pantalla. Pero ni en la vida real porque, en el caso de tener algo fuera de la ficción, seguro que ni Brit ni Anson estaban por la labor de mantener esta relación más de dos días.

Lo tenían todo para triunfar: el mar, el sol, la playa, el verano... pero no. Lo de Madonna y Adriano Gianni en esta película no es falta de química, es lo siguiente. Es más, quizá hubiera más química entre la cantante y actriz con Rupert Everett en Algo casi perfecto. Y eso es apostar bastante fuerte, por cierto.

Lo sentimos, pero tampoco. Porque quizá todo se deba a un problema de olor (sí, no nos hemos vuelto locos). Pero hasta que Bella no se convierte en vampiresa, a Edward su olor le parece demasiado desagradable (o apetecible, quizá). Puede que sea eso, sus ganas de no hincarle el diente (y acabar con ella) si relación que va demasiado rápida (casi en la primera cita se juran amor eterno) o lo que sea. Pero no vemos química entre ellos, qué vamos a hacerle.

¿Adam? ¿Really?

Quizá la culpa no sea de Drew. Quizá tampoco sea de Adam. Pero el caso es que estos dos son muy divertidos por separado pero, si los juntas, el resultado no es para nada apetecible. Ni por tener ese misterio y esa ilusión de conocer algo nuevo (en la película) de tu pareja. 

​Dicen que fueron pareja, pero lo que es tener sintonía en la gran pantalla... pues como que no. Porque Jennifer López y Ben tienen una relación un tanto rara en Gigli (y parece que también pasaba en la vida real) y eso se nota por fuera. Además, tampoco es que consiguieran su actuación más redonda en esta película. Así que, lo sentimos, estáis en nuestra lista.​Cómo decirlo... ¡no, no y mil veces no! Y mira que la cantante puso toda la carne en el asador para que su película fuera todo un éxito, pero es que ni su relación de campanillas en la cinta se salvaba. Pobre Mariah...

Si nos cuentan que estos dos son pareja en la peli, nos lo creemos. Si nos aseguran que entre ellos hay tensión sexual, también. Pero, tenemos que contaros un secreto: hemos mentido en las dos preguntas anteriores. ¡0 química entre ellos!

Y cierran la lista Cameron Díaz y Jude Law. Una pareja en The Hollydays que, aunque tienen una historia muy chula, no encanjan. Quizá la otra historia de la película (aunque pueda resultar raro en un principio) entre Kate Winslet y Jack Black resulte más creíble.

Fotos: Facebook, Instagram y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Dani Mateo se ha metido en la piel de un coach charlatán de los que convierten mindundis en millonarios por un módico (o no) precio. Y las cosas como son, no lo hace nada mal. 

"Hoy os traigo un nuevo curso de coaching para ser un emprendedor 360º", anunciaba antes de comenzar. 

Básicamente, una compilación de lo que vienen haciendo varios medios relevantes desde hace años: romantizar la precariedad laboral, dando nombres absurdos a situaciones desfavorables para el trabajador. 

Ver resumen Ocultar resumen

Ed Sheeran ha pasado por El Hormiguero y ha vuelto a demostrar que es imposible que caiga mal a nadie

Cercano, tranquilo y con reflexiones más que interesantes, el cantante británico ha presentado su nuevo álbum pero también ha hecho una revelación que ha sorprendido a propios y extraños: no tiene teléfono móvil. 

"No tengo móvil desde hace seis años", ha confesado a Pablo Motos. 

Ver resumen Ocultar resumen

Ha vuelto Miguel Bosé de su exilio panameño para seguir ejerciendo su histrionismo antaño tierno (que le pregunten a su enamorada Mercedes Milá) y hoy afectado por ese negacionismo paranoide que le da un cierto aire de perturbacion insana. Continúa conservando un carisma magnético, admitámoslo. Y, además, como genera polémica, los medios le han puesto la alfombra roja y ha salido hasta en la sopa.

Miguel Bosé ha vuelto a España para presentar su autobiografía: El hijo del capitán Trueno.

Páginas