Benedict Cumberbatch es una nutria y Johnny Depp da fe de ello

Por lo general, a Benedict Cumberbatch lo hemos visto realizar papeles complejos, serios y algunos fascinantes. Los hay que no ven mejor Sherlock que el interpretado por él, que junto a Martin Freeman forma una de esas parejas formidables. 

Y el éxito conlleva exposición mediática y, a veces, la burla de muchos. En las redes sociales ha proliferado la comparación del actor británico con una nutria. Son habituales los memes que comparan al actor con el, por otro lado, simpático animal. 

El actor no había abordado esa comparación hasta que ha llegado junto a Johnny Depp a promocionar su película Black Mass en The Graham Norton Show, uno de los programas más divertidos de la BBC. 

Un formidable sentido del humor

Allí Norton ha querido desvelarle a Cumberbatch esa comparación, por si él no lo sabía. Otro podría haberse molestado, pero el hombre que da vida a Sherlock ha demostrado un sentido del humor que no está al alcance de cualquiera. Le mostraron alguno de los montajes y Benedict quiso dar un paso más allá.

Con un Johnny Depp que hacía que el show fuese aún más gracioso, porque asistía casi impávido al show, tan sólo se reía con alguna de las comparaciones y no abandonaba en ningún caso su copa, que mantuvo en su mano en todo momento. 

Primero llegaron las risas cuando Norton le mostró la primera imagen, pero la genial capacidad interpretativa de Cumberbatch se destapó después. ¡Así se promociona una película!

La primera fotografía muestra a una nutria mordiéndose el labio en una pose provocadora, retadora y muy divertida. Pero lo es aún más cuando Cumberbatch imita a la nutria. La pose que pone el actor casi calca al animal e hizo reírse a todo el público presente y cualquiera que vea el vídeo. 

La comedia aumentó cuando el ganador de un Emmy por su papel de Sherlock imitó a una nutria que tenía una pose de culturista. Sí, la nutria en cuestión emergía del agua y sacaba biceps, al igual que mostraba dientes. La pose es un chiste en sí, la del actor ya es casi de locura. 

Y mientras Depp seguía dando un trago a su copa de vino. Y así fue como vió a Benedict Cumberbatch imitar a otra nutria. Lengua fuera, mueca y palmas al frente. Si nos dicen que es un dibujo animado es imposible negarlo. 

Depp hizo que fuera más divertido

Para la siguiente composición fotográfica Depp tuvo que abandonar su plácido relax y demostrar que había ido a la entrevista. Cumberbatch ponía cara de felicidad, Depp le besaba y Norton ponía morritos al estilo de selfie de quinceañera. Lo mejor era que sí, que las nutrias habían hecho algo así.

Aunque aún faltaba el sketch final, la traca, el gran momento. Una nutria posa con un oso de peluche, con una cara propia de sit-com americana. Y, claro, AaCumberbatch le pidieron que lo hiciera. Quien se resista a llorar de risa es casi un héore. 

Le llevan un oso de peluche enorme, posa con él calcando la cara de la nutria y después decide tomarse la justicia por su cuenta. El oso, al ser de peluche no se defiende y Cumberbatch -tal vez con lo aprendido siendo un detective- se lanza sobre la mascota, tirando el sofá al suelo.

Y por allí llega para patear al oso Johhny Depp. Sin soltar su copa. por supuesto.

Fotos: Redes sociales

Víeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Jueves noche, das el último repaso a Twitter para ver si algún volcán más ha entrado en erupción, si has comprado las criptomonedas adecuadas o si has dejado de bloquear a tus bots habituales con 7 seguidores que vienen a darte lecciones de vida.

Y, cosas de la vida, lo que encuentras es un directo de Juan Carlos Girauta, live from su buhardilla, arrancándose por The Beatles.

Ver resumen Ocultar resumen

Resulta que este año, la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid cumple 50 años.

Pues nada, felicidades.

Y resulta que la Asociación de Prensa Deportiva de Madrid lo quiere celebrar con unas jornadas, a priori, muy interesantes: Periodismo Deportivo y los nuevos formatos de streaming

Ver resumen Ocultar resumen

Te haces un selfie precioso, aunque algo descentrado, en plena Gran Vía madrileña.

Desbloqueas, te metes en tu archivo y ves que un señor con gafas y una señora con un bolso rojo te han fastidiado el momentazo.

¿Cómo se atreven? ¿Cómo es posible que haya gente en una de las arterias principales de la ciudad con más habitantes de toda España?

Páginas