10 películas teen que marcaron los 90

10 películas teen que marcaron los 90

Los 90 dieron para mucho, de eso no cabe duda. Y en cuestiones de cine, más. Fue una de esas épocas doradas en la que el cine teen vivió un esplendor tan sólo superado en contadas ocasiones por grandes títulos de los 2000 como Chicas Malas o Destino Final. Toda una generación de películas que marcaron un antes y un después en el género adolescente y que, a día de hoy, ya pueden considerarse icónicas.

Para los fans del cine teenager, de las películas superfluas y de guión más bien flojo pero geniales en su sencillez, la década de los 90 es toda una mina de oro. Miles de adolescentes se criaron viviendo los amores y desamores de Sarah Michelle Gellar o Alicia Silverstone a través de la gran pantalla. 

ADEMÁS: 10 películas que (de tan malas) son buenas

Ya fuese en clave de amor como 10 razones para odiarte o mezclando problemas de instituto con el género de terror como en Sé lo que hicisteis el último verano, estas 10 películas conquistaron nuestros corazones en su día y merecen un revival  (o más de uno) en la actualidad.

1. Scream (1996)

scream

Una especie de película slasher más bien absurda. Scream, protagonizada por Neve Campbell, Courtney Cox y Drew Barrymore entre otros, se estrenó en 1996 y se convirtió rápidamente en un clásico del cine de terror. Ver a un montón de adolescentes consentidos siendo perseguidos por un asesino disfrazado con una careta algo deforme y enfundado en una túnica negra (bastante incómoda para correr tras sus víctimas, por cierto) es una genialidad difícil de repetir.

Aunque tiene secuelas, el éxito de Scream se quedó en su primera entrega. O más bien en dos, si contamos la (ya clásica) pariodia Scary Movie.

2. Crueles intenciones (1999)

crueles-intenciones

¿Qué pasaría si trasladásemos Las amistades peligrosas a un entorno de niños pijos neoyorkinos? Pues precisamente, Crueles Intenciones. La película se basa en la mítica novela de Choderlos de Laclos, sólo que en este caso las intrigas y egoismos tienen lugar en un ambiente más teen imposible.

Con una siempre perfecta Sarah Michelle Gellar y una (no tan) inocente Reese Witherspoon como protagonistas, Crueles Intenciones no puede faltar en las estantería de todo cinéfilo.

3. Sé lo que hicisteis el último verano (1997)

se-lo-que-hicisteis-el-ultimo-verano

También en clave de terror pero algo menos cómica que Scream, Sé lo que hicisteis el último verano es toda una joya. También con Sarah Michelle Gellar al frente del cartel (entre tanta película y Beffy Cazavampiros, los 90 se portaron bastante bien con ella), pero esta vez acompañada de una guapísima Jennifer Love Hewitt.

Un grupo de amigos (todos guapísimos, por supuesto) perseguidos por un misterioso pescador al que atropellaron una oscura noche para después darse a la fuga. Claramente, nada podía salir mal.

4. Fuera de onda (Clueless) 1995

clueless

Alicia Silverstone y su conjunto de tartán amarillo. ¿Puede haber algo más mítico? Ver a una joven de 16 años comportarse con la resolución de una mujer adulta y tratar de conquistar al chico de sus sueños, que, por supuesto, resulta ser gay, no tiene desperdicio.

Una película donde los líos más bien absurdos de instituto se unen a un extravagante sentido de la moda para acabar representando una caricatura de la sociedad estadounidense en versión teen.

5. Sleepy Hollow (1999)

sleepy-hollow

Gracias al cielo, el buen rollo entre Tim Burton y Johnny Depp nos dejó grandes joyas del cine como ésta. Si más tarde fue un barbero diabólico o el propietario de una extravagante fábrica de chocolate, en esta ocasión Depp encarna a un policía encargado de investigar las misteriosas decapitaciones de varios aldeanos en un pequeño y supersticioso pueblo de Nueva York.

Basada en el relato de terror La leyenda del jinete sin cabeza, de Washington Ivy, no pasa un año sin que alguna cadena televisiva decida retransmitirla en cuanto comienza el frío. Porque… ¿puede haber algo mejor que la combinación sofá, manta y película llena de extraños asesinatos?

6. Jumanji (1995)

jumanji

Puede que los pequeños de la casa quedasen encantados cuando se lanzó Zathura: Una aventura espacial, pero probabemente, sus hermanos mayores no tanto. Y es que, quien se crió con Jumanji sabe que segundas partes nunca fueron buenas (o, al menos, no tanto). Porque los juegos de mesa mágicos que te trasladan a otra dimensión llegaron a nuestras vidas de la mano de Robin Williams y eso algo que nadie podrá cambiar.

Una selva, estampidas de animales en plena ciudad, un cazador algo chiflado y hasta un niño que se medio convierte en mono (es decir, le sale pelo por todas partes y hasta cola, aunque sigue siendo humano). Siempre es un buen momento para volver a ver Jumanji.

7. American Pie (1999)

american-pie

Gamberra y divertida, la saga de American Pie dio para mucho (para ocho películas, nada más y nada menos), pero ninguna de sus sucesoras consiguió superar a la primera. Toda un obra maestra del género teen más absurdo, sería difícil encontrar a alguien que no recuerde esa comprometida escena entre Jason Biggs y una tarta de manzana.

American pie se alzó como el máximo exponente del humor más soez y logró el éxito. Y aunque muchos han querido imitarla, pocos lo han logrado.

ADEMÁS: 10 películas de domingo que te robarán el corazón

8. 10 razones para odiarte (1999)

10-razones-para-odiarte

Chico conoce a chica. Chica odia a chico. Chico recibe dinero por conquistar a chica. Una trama más bien simple de amor entre un más guapo que nunca Heath Ledger y Julia Stiles, aderezada con otra historia de amor paralela entre la hermana pequeña de Stiles y un jovencísimo Joseph Gordon-Levitt.

10 razones para odiarte es, probablemente, una de las mejores películas románticas del cine teen. Y lo logró sin caer en cursiladas innecesarias ni exageraciones absurdas. Y es que, ver a Heath Ledger bailando y cantando “I love you baby” en las gradas del campo de fútbol de un instituto no podía tener otro resultado que el de enamorar a miles de adolescentes. Y no es para menos.

9. Nunca me han besado (1999)

nunca-me-han-besado

Puede que ver a Drew Barrymore infiltrándose en un instituto sea una trama algo surrealista, pero en su momento triunfó. Una periodista frustrada que no tiene suerte en el trabajo ni en el amor, pero que terminará encontrándose a sí misma tras volver a rodearse de adolescentes hormonados. 

El guión no era ninguna maravilla, pero Barrymore consiguió conquistar a toda una generación con esta comedia romática. Ideal para pasar un buen rato en una tarde lluviosa.

10. Eduardo Manostijeras (1990)

eduardo-manostijeras

Aunque no fue su primera película, sí fue uno de sus papeles decisivos de Johnny Depp en su escalada en Hollywood. Oscura y fantasiosa, pero a la vez de una ternura estremecedora, Eduardo Manostijeras fue la primera colaboración del actor con Tim Burton y el inicio de su relación con Winona Ryder. Y probablemente, la película favorita de más de uno.

En esta cinta, Depp interpreta a un joven solitario que vive apartado de la sociedad debido a una pequeña cualidad: fue creado artificialmente y, en lugar de manos, tiene tijeras. Sus nulas capacidades sociales no impidieron que conquistara a una delicada Winona Ryder y, más allá de la pantalla, a medio mundo.

Fotos: Fotogramas de películas