El programa desaparecido de Iker Jiménez y la conspiranoia aguda

El programa desaparecido de Iker Jiménez y la conspiranoia aguda

Son bastantes los programas de televisión que han sido cancelados con motivo de la crisis provocada por el coronavirus y qué se le va a hacer, vendrán tiempos mejores (o eso esperamos). Sin embargo, la caída de Cuarto Milenio ha causado un ataque de conspiranoia aguda en Iker Jiménez, que sigue con su actividad a través de radio, YouTube y lo que se le ponga por delante y capitanea la Nave del Misterio junto a Carmen Porter y con la inestimable ayuda de don Pedro Baños, un coronel que escribe libros con títulos como Así se domina el mundo.

Iker Jiménez es de los que (igual que Fran Rivera y Quique San Francisco) asegura que él ya vio venir lo del COVID-19 y si le hubieran escuchado, no estaríamos como estamos.

Pero hay algo más.

Una conspiración ambiental en la que entra seguramente el Gobierno y hasta los OVNIS.

Iker Jiménez aseguró en una entrevista en el diario El Mundo: “La consigna era dulcificar el coronavirus”. Hubiéramos querido saber qué más aseveró en dicha entrevista pero nos cobraban y tras darle vueltas decidimos dedicar el euro que nos pedían en comprar gominolas.

El caso es que Iker Jiménez está indignado y con gran fanfarria promociona en su cuenta de Twitter testimonios como el de este médico contracorriente:

Resumiendo al doctor César Carballo: el coronavirus lo puede coger cualquiera, hay gente que estornuda a 8 metros igual que Teodoro García Egea lanzando el hueso de una aceituna y no va a dejar a su madre salir de casa hasta vete a saber cuándo.

Un testimonio impactante.

En fin, que Iker Jiménez no ha asumido la cancelación de Cuarto Milenio por parte de Mediaset. Y eso que, en principio, cuando las cosas se normalicen resulta probable que vuelva a la parrilla de Cuatro. Pero nada. Iker Jiménez, según unánime juicio de todos los perfiles biográficos que se han publicado sobre él en la prensa, carece de sentido del humor. No le gusta que le imiten ni que hagan bromitas con los marcianos. Y ello, claro, te coloca en una situación complicada ya que una cosa es su programa, televisivamente hablando, sea impecable en cuanto a factura y otra muy distinta que tengas que creerte la cantidad de aparecidos y aparecidas que hay en los páramos de España.

Podríamos decir que, quizás, tal vez, no sé, a lo mejor, Iker Jiménez es lo que tradicionalmente se ha denominado un sensacionalista de tomo y lomo.

Y luego está la ideología subyacente en el relato que Iker Jiménez hace de la (ejem) realidad. Una ideología que tiende acusadamente a la derecha e, incluso, a la extrema derecha. Aunque hubo quien quiso vincular al presentador con Ciudadanos (él lo negó todo)

El caso es que Iker Jiménez asegura que “un día el pueblo no se dejará engañar”, defiende que Jesús Gil era molesto para el sistema (y, ojo, que lo mismo ni está muerto) y, de paso, hace hueco en su programa a la infame teoría de la conspiración sobre el crimen de Alcasser con la que Pepe Navarro montó un circo allá por los 90 y luego un excelente documental ha hecho justicia.

En fin, que la muy fiel audiencia de Iker Jiménez está aguardando su regreso, que ojalá pase toda esta catástrofe del coronavirus y que cuidado con la conspiranoia, que puede uno acabar publicando artículos donde culpa de los atentados del 11M a ETA porque en la furgoneta de los terroristas había una cinta de la Orquesta Mondragón. Pobre Javier Gurruchaga.

ADEMÁS: Así han cambiado los presentadores y presentadoras de televisión

Foto: Gtres