El vestido de novia perfecto no es ni vestido, ni de novia

El vestido de novia perfecto no es ni vestido, ni de novia

La imagen de Emily Ratajkowski casándose en traje de Zara, por lo civil, se ha convertido en una verdadera obsesión de estilo para muchas mujeres que, al igual que ella, quieren hacer del día de su boda algo realmente propio y especial; yendo más allá de los convencionalismos. Empezando por su look.

A la cabeza se nos vienen ahora otros momentos (icónicos) protagonizados por otras novias (del pasado). Como el que le regaló al mundo Bianca Jagger en su unión con Mick, para la que no escogió un vestido de princesa sino un dos piezas de blazer y pantalón color crema, sombrero de ala ancha y tacones.

la-boda-de-bianca-y-mick-jagger

ADEMÁS: 5 vestidos para novias no convencionales

El último estilismo de street style de Kendall Jenner, su estilismo post-MET, vuelve a poner de actualidad el de Bianca. Y, de paso, a dar más pistas sobre el actual devenir de las tendencias nupciales. Mucho más libres. Mucho más audaces. Mucho más abiertas. Aunque no estén sacadas de ningún outfit de novia, sino de uno de calle.

kendall-jenner-en-nueva-york

ADEMÁS: Inspiración novias: 7 tendencias para una nueva era (por Rosa Clará)

El traje de Kendall es de color crema y está compuesto por levita larga sin botones y con cierre drapeado a la altura de la carrera. El bajo de la chaqueta, rematado por un leve volante, da una sensación de movimiento, evocando la cola de un vestido. El pantalón tiene talle alto y pierna acampanada.

Como accesorios, unos botines rojos de punta pronunciada (a juego con el rouge), minibolsito de mano forrado en tela y un collar fino de oro, muy sencillo. Y el cabello recogido en un moño de altura media para rematar el look beauty y darle a su imagen un toque aún más sofisticado.

¿Te casarías así?

ADEMÁS: 10 novias de cine

Fotos: Gtres