Recordando a Madonna en los 80

Recordando a Madonna en los 80

Era un icono de primer orden y su estilo se convertía en tendencia. Aquellos maravillosos 80. Madonna irrumpió rompiendo las normas, exhibiéndose empoderada mucho antes de que el término empoderamiento se aplicara a lo femenino explícitamente, entre la actitud punk y el sabor a chicle del pop. Una diva surgía de la nada cantando Like a virgin y reinterpetando a Marilyn Monroe en Material girl.

¿En qué consistió aquella primera Madonna de los 80?

Cambió su fórmula a lo largo de la década pero conservando siempre la esencia de quien, desde el principio, desplegó un carisma rápidamente identificable.

La primera Madonna que conoció el gran público mezclaba cierto aire punk (a lo CBGB, Blondie, Siouxsie & The Banshees) con el desparpajo pop de una italoamericana que hallaba detalles de estilo en sus raíces mediterráneas. 

madonna,-estilo-años-80

La lencería como seña de identidad también forma parte del icono Madonna, algo que ha mantenido hasta el día de hoy. Una mujer despojada de pudores absurdos.

madonna-y-la-lenceria

Álgido fue su momento Buscando a Susan desesperadamente, salto al cine en el que brilló junto a Rosanna Arquette, esa estrella fugaz de los 80.

Qué tiempos aquellos.

rosanna-arquette-y-madonna

Y luego está ese juego de ironía con la figura de Marilyn Monroe y la conversión de Madonna al rubio platino.

Sí.

Cuando Madonna era denominada la ambición rubia.

Y salía al escenario con una lencería de otro tipo.

madonna-en-rubio

La tradición de la representación erótica siempre fue inspiradora para Madonna, que hizo de la procacidad sexual una de sus banderas.

Eran los días, aquellos 80, en que Madonna hacía pareja con Sean Penn

Y parecía una buena pareja.

madonna-y-sean-penn,-años-80

Incluso hicieron una película juntos: Shanghai Surprise. Era el año 1986. El mismo año en que la artista publicó True blue, disco en el que se incluían canciones tan míticas como Papa, don’t preach o La isla bonita.

En 1989 llegaría Like a prayer, donde Madonna insistiría en mezclar religión y sensualidad, provocando la queja de ciertos sectores.

Con polémica o sin ella, Madonna era un manual de estilo para las jóvenes de los 80.

madonna-al-estilo-80

Fue un icono absoluto en aquella década y también siguió siéndolo en los 90. Y después. Pocas mujeres artistas han llevado un control de su propia carrera tan firme, sin interferencias ajenas, teniendo muy claro qué quería y que no quería hacer.

Madonna siempre resulta inspiradora.

En moda, belleza y actitud.

ADEMÁS: ¿Por qué añoramos los 80?