¿Es Gary Oldman el villano definitivo?

¿Es Gary Oldman el villano definitivo?

Este señor londinense, de aspecto elegante, capacidad camaleónica y dotes interpretativas excelsas es leyenda viva de Hollywood.

Más allá de los honores, reconocimientos y premios que acumule (entre ellos, un Oscar, tres BAFTA o un Globo de Oro), si algo tiene Gary Oldman es el respeto y la admiración del público y la industria. 

Con más de cuatro décadas a sus espaldas, el actor inglés suma más de 100 títulos entre televisión, cine y teatro. Obviamente, cada cual tendrá su papel favorito, pero eso no es lo que nos ocupa. Lo que nos ocupa es que Gary Oldman es un villano cojonudo, como la pizza de Luna Rosa. Y a las pruebas nos remitimos.

ADEMÁS: Actores y actrices que abandonaron la interpretación para siempre

¿Es Gary Oldman el villano definitivo? Si no lo es, le anda cerca, porque puede hacer de malo, en cualquier tipo de película, con cualquier tipo de peinado y bajo cualquier circunstancia.

JFK (1991)

Irreconocible, jovencito y hasta con cara de niño bueno. Ahora, en JFK, Oliver Stone le dio el papel capital, el de Lee Harvey Oswald, quien se encarga de asesinar a JFK. No obstante, Gary Oldman hace evolucionar al personaje a nivel moral y narrativo, permitiendo al público entrar en su complicada mente y haciendo entender sus motivaciones. Un trabajo excelso que, sin duda, marcó el devenir de su carrera como villano.

Drácula de Bram Stoker (1992)

El Drácula de Gary Oldman de Francis Ford Coppola es un icono del cine. Y lo es gracias a ese balance que le dio Gary Oldman, en una maravillosa combinación de lo tradicional de un vampiros de siglos de antigüedad, con la frescura de la época victoriana en que transcurre. Todo con una seductora y aterradora elegancia que mantiene en toda escena que aparece.

Leon, El Profesional (1994)

Stansfield es un papel hecho a medida de Gary Oldman. Luc Besson encontró el punto perfecto de sociopatía en el actor para que diera vida este agente corrupto de la DEA, más violento que muchos de los delincuentes que haya podido detener. De hecho, es quien se carga a toda la familia de Natalie Portman.

El Quinto Elemento (1997)

Es cierto que el pelo de Zorg en esta maravilla de Luc Besson no ofrece respeto alguno. Ahora, esa mezcla entre una caricatura y un científico loco, esconde un villano inteligente, sin piedad y aterrador. Eso sí, el pelo no termina de darle ese punto malvado que necesita.

Hannibal (2001)

Es el caso más claro de que Gary Oldman es un villano total. Mason Verger, su personaje, está desfigurado, paralítico y en estado crítico permanente. Es un superviviente de la violencia de Hannibal Lecter que bebe agua en pajita porque no tiene otro recurso. Y a pesar de ello, construye un malvado personaje que deja sin aliento con cada frase que suelta.

ADEMÁS: 30 películas para disfrutar llorando

Noticias Relacionadas