John Malkovich: el hombre que pudo reinar en Hollywood

John Malkovich: el hombre que pudo reinar en Hollywood

Fue una estrella superlativa allá por los 90, con Las amistades peligrosas como buque insignia de su talento, y hasta hay una película con su nombre en el título (Cómo ser John Malkovich) y ahora ha pasado por España para encarnar a un asesino y violador en la obra de teatro Infernal Comedy: Confesiones de un asesino en serie.

Pero el astro que pudo convertirse en monarca del mainstream decidió que su camino era otro o, quizás, simplemente no encajó en la industria y su carrera derivó a pequeños papeles secundarios y rarezas por doquier.

¿Cuáles son las claves biográficas de John Malkovich?

Veamos.

Una carrera desigual

Malkovich descubría su vocación a los 23 años, cuando fundó una compañía de teatro en Chicago, pero no fue hasta 1983, con 30, cuando se mudó a Nueva York llegando a participar en la obra de Broadway Muerte de un viajante junto a Dustin Hoffman.

Su debut en el cine con la película En un lugar del corazón fue muy aplaudido y obtuvo una nominación al Oscar como mejor actor de reparto. Esto le abrió las puertas del séptimo arte, llegando a grabar con Steven Spielberg El imperio del sol. Con estos antecedentes no es de extrañar que le ofreciesen el papel del siniestro y sensual vizconde de Valmont en Las amistades peligrosas, trabajo que le llevó a ganar el Oscar como mejor actor principal.

Y a partir de aquí, la carrera de Malkovich ha estado compuesta de de montañas y valles, sin llegar a reinar en Hollywood pero sin bajarse de los primeros peldaños de acceso al trono.

En 1994 era nominado nuevamente al Oscar como mejor actor de reparto por su papel de asesino en la película En la línea de fuego pero luego nos sorprendía en 1997 con Con Air, donde interpretaba a un peligroso criminal que intenta escapar a bordo de un avión en una película de acción de dudosa calidad.

Todos pueden elegir mal, pensábamos, y en 1999 volvía a demostrar su calidad interpretativa con la película de Spike Jonze Cómo ser John Malkovich, en la que interpretaba una versión ficticia de sí mismo.

A partir de ahí, su carrera ha sido imparable pero cuanto menos heterogénea. tan pronto se embarcaba en una película independiente como se adentraba en el mundo de la fantasía en producciones como Eragon. Del drama de El intercambio (Clint Eastwood, 2008) a la comedia con Quemar después de leer (los hermanos Coen, 2008) o los títulos comerciales con Beowulf y Transformers: el lado oscuro de la luna.

Con esta obra de teatro, parece que Malkovich vuelve a apostar por la calidad interpretativa frente a la rentabilidad financiera, lo que no quiere decir que de aquí a un par de años le veamos protagonizando la película de acción de turno. Al fin y al cabo es John Malkovich y se ha ganado el privilegio de hacer lo que le de la gana.

Noticias Relacionadas

¿Qué fue de Silke?

People & Trends

La recordarán ustedes como la estrella fulgurante que fue en los años 90 con películas como Tierra, Hola, ¿estás sola? o Kilómetro 0. Su rotundo carisma, su autenticidad…

+