Por 25 pesetas, cosas malas que haya hecho Pablo Iglesias

Por 25 pesetas, cosas malas que haya hecho Pablo Iglesias

Cuando Pablo Iglesias se apartó de la vida política, pensó que su día a día sería mucho más tranquilo.

Pero resulta que, cosas de la vida, tras dejar la Vicepresidencia Segunda del Gobierno y salvar los muebles del Unidas Podemos en Madrid, a Pablo Iglesias le dio por pasarse a la tertulianía política en la radio, junto a José Manuel García Margallo y Carmen Calvo. 

Sus opiniones, liberadas de un puesto en el Gobierno, tomaron una relevancia casi mayor que cuando formaba parte del mismo. Y lo que desde algunos medios se había visto como una victoria, apartar a Pablo Iglesias de la política, comenzaba a considerarse casi un problema mayor, ahora que podía contar su verdad sin ataduras.

ADEMÁS: El muy comentado tuit de Juan Diego Botto sobre qué es ser español

No contento con eso, también se metió a hacer “un puto podcast”, en el que comentar la actualidad política.

Ojo, un podcast. Que no es que haya credo un canal de televisión a la carta o fundado un periódico online con su última indemnización millonario. Es “un puto podcast”.

Para qué queremos más. 

Pablo Iglesias vuelve a ser uno de los grandes protagonistas de la actualidad informativa, tan sólo superado por la posible III Guerra Mundial y las puñaladas internas del PP, además de una pandemia que parece dar sus últimos coletazos. (Coletazos. Guiño, guiño…)

Sólo así se explican hilos como el lanzado por Me llamo Mulo en Twitter. Un hilo de cachondeo en el que pregunta por “cosas malas que haya hecho Pablo Iglesias” pero que, comparado con la realidad, no dista demasiado. Más de uno y de dos serían capaces de acusar a Pablo Iglesias de cargarse a Kennedy y mantener su rictus impertérrito ante cámara. Profesionales de lo suyo.

Quién le iba a decir a Pablo Iglesia que “un puto podcast” le iba a ayudar a resucitar viejos fantasmas.

JESÚS REDONDO

ADEMÁS: La personalísima y comentada opinión de Pablo Motos sobre la guerra

Noticias Relacionadas