Series para noches estivales / ‘La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana’

Series para noches estivales / ‘La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana’

Una mujer traumatizada por la trágica muerte de su hija, vive sin salir de su casa y ahogada en alcohol hasta que cree ver un crimen tras la ventana en la casa de su nuevo vecino, que acaba de mudarse con su hija pequeña.

¿Es La mujer de la ventana? No, pero podría serlo. Es La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana y se trata de una parodia de los típicos thrillers psicológicos que triunfan tanto en formato novela como en forma de película.

Netflix la estrenó a principios de este año y tuvo sus adeptos, pero finalmente se disolvió en la inmensidad del catálogo de la plataforma. Pero lo cierto es que podríamos recuperarla este verano, porque sus 8 episodios nos aseguran un entretenimiento veraniego estupendo.

¿De qué va ‘La mujer de la casa de enfrente de la chica de la ventana’?

Anna, a quien da vida Kristen Bell, vive sola y se pasa los días ahogando las penas en copas de vino y espiando a sus vecinos por la ventana. Y todo desde que su única hija de nueve años muere asesinada cuando acompaña a la cárcel a su padre, un experto forense, que tiene que entrevistar a un peligroso criminal.

Su vida pasa sin pena ni gloria hasta que se muda a la casa de enfrente un hombre (Tom Riley) y su hija pequeña. Pero una noche en la que se ha tomado varias copas de vino y pastillas, es testigo de un horrible asesinato en la casa de enfrente aunque la policía no la cree y tendrá que descubrir la verdad por ella misma.

Como hemos comentado, se trata de una parodia por lo que la mayoría de las situaciones están muy pero que muy exageradas (cómo sino iba a ir a una cárcel con un criminal peligroso una niña de nueve años, por muy experto forense que sea su padre). Eso sí, esta serie también juega la carta del misterio, por lo que hay dos caminos a través de los cuales puede engancharte: la parodia y el thriller.

Noticias Relacionadas