¿Y si recordamos ‘Highway to Hell’?

¿Y si recordamos ‘Highway to Hell’?

Da igual que lo tuyo sea el rap, el pop de David Bisbal o incluso el reggaeton, si vas en el coche y suena en la radio Highway to Hell, de AC/DC, la boca se te abre sola y una fuerza te impele a cantar el estribillo, con menor o mayor fortuna (sobre todo en lo concerniente al inglés en una España poco acostumbrada todavía a la lengua de Shakespeare).

Escrita por Bon Scott, Angus Young y Malcolm Young para la cruda voz del primero, no fue interpretada por este durante mucho tiempo, porque un año después de su publicación, en 1979, falleció ahogado en su propio vómito.

AC/DC podría haber quedado sentenciado, como le ocurrió a muchas otras bandas como Queen o The Doors, pero Brian Johnson acudió en su rescate, convirtiéndo Highway to Hell en un himno intergeneracional.

El título de esta canción surgió cuando un periodista preguntó a Angus Young si podía describir cómo era la vida al estar constantemente en gira. Angus contestó que era “A fucking highway to hell” (literalmente “una jodida autopista al infierno”) y de ahí surgió el nombre del éxito que catapultaría a la banda a la fama.

No puede ser más acertada esta canción para emprender un viaje iniciático con tu grupo de amigos. Un Mustang rojo, la Ruta 66 y, como banda sonora, la voz de Bon Scott (o la de Brian Johnson) entonando ese Highway to Hell, cantando a la libertad, a vivir rápido, con un billete sólo de ida en esa autopista al infierno.

Y si te vas con la familia, no te tortures con los Cantajuegos y comienza a educar a tus hijos musicalmente desde pequeños, como hicieron con este niño que versionó el éxito de la banda australiana para La Voz Kids.

Y es que esta canción vale para un roto y para un descosido, incluso para mezclarla con ópera:

Así cualquiera se va de viaje, por mucho que tengas que transitar una autopista al infierno.

Noticias Relacionadas