10 grandes grupos infantiles que triunfaron y se desvanecieron

Las décadas de los 70 y 80 del siglo XX fueron prolíficos en grupos infantiles que, además, tenían unos potentísimos hits de enorme calidad pop.

Antes habían sido Marisol, Pili y Mili o Ana Belén (sí, fue niña prodigio con Zampo y yo: aquí está la prueba).

El caso es que todos esos grupos se desvanecieron "como lágrimas en la lluvia" que diría el replicante.

Y aquí estamos nosotros para traerlos de nuevo y homenajear a quienes gozamos y padecimos en nuestra infancia.

1. Parchís

Los number one indiscutibles. Su lista de exitazos es interminable y todavía las cantan los niños de hoy: del Cumpleaños feliz a El twist de mi colegio pasando por Parchís Chís Chís. Esta última se adaptó para el conocido champú antipiojos Filvit.  Ah, también era suya la canción de Comando G. Hicieron siete pelis, lo petaron en España y América Latina entre 1977 y 1985 o así, y luego el grupo siguió con distintos componentes pero sin Tino no era lo mismo. Tino fue el ejemplo perfecto de lo duro que es hacerse mayor y dejar atrás la niñez: era el guaperas de los Parchís y, de pronto, perdió una mano en un accidente de tráfico y se convirtió en un comentarista deportivo cuarentón. La vida es así.

ADEMÁS: Y la ficha amarilla de Parchís se hizo mayor: la historia de Yolanda Ventura

2. Enrique y Ana

El dúo musical que más lágrimas hizo verter a los niños de los 70 y 80. Las canciones de Enrique y Ana eran absolutamente lacrimógenas y de una crueldad insufrible: véase La gallina Co-co-uá o el relato de un violento caso de bullyng en un corral español o Amigo Félix, necrológica para tiernos infantes. Bueno, también tenían su lado festivo (no seamos injustos). Por ejemplo, La canción del panda ("un osito que aún no anda", dedicada a Chu-lin, el plantígrado que China le regaló al zoo de Madrid) o El superdisco Chino. De Ana no volvimos a saber (se hizo ingeniera informática y dejó la farándula para siempre). De Enrique, (lamentablemente) sí.

ADEMÁS: Los colaboradores más recordados (y menos) de Crónicas marcianas

3. Regaliz

Fueron la competencia de Parchís y algo de ruido hicieron: Buenas noches, señor monstruo y Vaya mentira se conviertieron en sus hits principales. Hicieron dos pelis y en una de ellas (La rebelión de los pájaros) salía un Jorge Sanz diminuto. También cantaron la canción principal de la serie Guillermo el Travieso y hasta versionaron a ¡Village People! Fueron tres años (de 1980 a 1983) bonitos pero no dio para más.

4. Nins

Eran los que cantaban Ruy, pequeño Cid pero tuvieron muchos otros éxitos. O eso, al menos, se dice por ahí en los rincones de internet donde se les meciona como "el grupo infantil más longevo". Admitimos que no nos acordábamos de ellos pero será cosa nuestra. Eso sí, su aspecto rubio y ario les asemejaba a una escuadra de las Juventudes Hitlerianas a punto de desfilar en Núremberg bajo la atenta mirada del Führer.

5. Botones

Los hermanos José Andres y Juan Pedro Aparicio formaron el grupo Botones, cuyo cúlmen artístico fue cantar la de Sancho y Quijote, que se sabían todos los niños de la época. En la wikipedia se destaca que eran del mismo barrio de Los Pecos, lo cual en los 70 y primeros 80 era importante, ojo. También menciona la wikipedia que en algunas actuaciones televisivas salían subidos en un burro, "algo muy atractivo visualmente" (sic).

6. Chispita y sus gorilas

Si le sumas a una niña muy pizpireta la compañía de Tito y Piraña (los de Verano azul) te sale Chispita y sus gorilas. Ella era Macarena Camacho y hasta se rodó una peli titulada así, Chispita y sus gorilas. Mucho mejor los Parchís, sinceramente.

6. Padre Abraham y los pitufos

Los niños de la época nunca supieron si el Padre Abraham era un rabino, un cura protestante o qué demonios. El caso es que cantaban junto a unos muñecos azules unas canciones hipnóticas que se te quedaban pegadas al cerebro de modo indeleble. El padre Abrahma era (y es) el holandés Pierre Kartner, que se hizo de oro con el invento en todo el mundo.

8. Antonio y Carmen

España se volvió loca con aquel Sopa de amor tan bonito. Eran Antonio y Carmen, hijos de Junior y Rocío Durcal. Después Carmen Morales continuaría en el mundo del espectáculo y Antonio decidió apartarse del ojo público. Fue su momento de gloria. Y mereció la pena.

9. Pato de goma

Estamos ante un One Hit Wonder de manual, un grupo que tuvo una única canción memorable (pero qué canción). Chicos malos molaba mucho y, al parecer, el mismísimo Tino Casal metió mano en los arreglos, la música y demás. Música para niños con el toque de la gloriosa Movida. Sacaron un LP y desaparecieron del mapa.

10. Boom Boom Chip

Y en los 90 resucitó la música infantil. Los Boom Boom Chip reinaron entre 1992 y 1995, año en el que incluso estrenaron película titulada El niño invisible. La calidad del videoclip de su gran éxito Tomad fruta es bastante lamentable pero merece la pena echarle un vistazo y preguntarse si hoy sería políticamente correcto sacar a niños y niñas ataviados de tal manera.

ADEMÁS: 10 series de los 90 que nunca olvidaremos

Ver resumen Ocultar resumen

Quien haya ido a algún monólogo de Dani Mateo o le siga a menudo, conocerá el carácter de su padre. 

No obstante, para quien no tenga nociones del señor Mateo senior, basta con leer el tuit que el cómico y presentador le ha dedicado, para saber cómo se las gasta

Un padre de la vieja escuela, al que muchos reconocerán en sus propias carnes. 

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando 2020 estaba por terminar, el mundo, en general, y España, en particular, ansiaban la llegada de un 2021 en el que todo iría a mejor. 

En 2021 llegaron varias olas de coronavirus, el volcán de La Palma, el resultado de las elecciones en Madrid o Filomena, entre otras desgracias. 

Con 2021 en las últimas, no ha hecho falta llegar a 2022 para conocer una de las pesadillas que llegará con el nuevo añoLa Macarena. 

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Páginas