8 razones por las que no echamos de menos los 90

Una cosa te vamos a decir Karina, echar la vista atrás es bueno a veces, sí, pero hay ocasiones en que lo mejor es mirar hacia el frente y correr como si no hubiera un mañana.

Decir que lo vintage es tendencia, parece quedarse muy corto a estas alturas. En moda, en televisión, en el lenguaje, incluso en mentalidad, lo antiguo sigue funcionando de maravilla. Ojo, cuando hablamos de antiguo, no decimos de ir por la calle a lo Mozart, con pelucón blanco y polainas. Ni mucho menos. 

Hablamos de un viaje al pasado más reciente, que abarcaría las décadas de los 80 y los 90. Y sí, los 80 podían tener un pase. La Movida fue la que marcó el paso en España. Tras décadas de represión, surgió un movimiento cultural y social que dio color a un país que llevaba demasiado tiempo en tonos grises. 

Pero claro, en ésas que llegaron los 90 y la liamos. ¿Sabes eso que dicen que te dan la mano y coges el brazo? Pues en esta década, cogieron el cuerpo entero. Cierto que el final de siglo nos dejó momentos memorables, pero también elementos para olvidar, para meter un baúl, llenarlo de cemento, y tirarlo al Atlántico. 

ADEMÁS: Las 10 mejores discotecas de la mítica 'Ruta del Bakalao'

¿Exagerados? Aquí tienes 15 razones por las que los 90 daban entre asco y pena. 

Cortes de pelo

este-corte-de-pelo-de-ronaldo-fue-imitado-por-millones-de-niños...-angelicos

Ronaldo Nazario coronó, en la final del Mundial de Fútbol de 1998, una década de serios atentados capilares en el sector masculino. Desde las mechas rubias con agua oxigenada, a las coletillas infinitas o llevar la cabeza rapada salvo el flequillo kilométrico. Ahora, nada como el famoso cenicero que pusieron de moda los bakalas. ¿Por qué tanto odio?

Furbys

un-furby-daba-miedo;-un-grupo,-panico...

Se supone que Hasbro es una marca que fabrica juguetes para que los niños jueguen, se diviertan y aprendan. El Furby tuvo el efecto contrario. Traumas de por vida, miedo irracional a los muñecos y padres intranquilos por si en algún momento el muñeco secuestraba a sus hijos y no volvían a verlos. ¿Quién diseñó estos muñescos? ¿Satanás?

ADEMÁS: 25 máquinas recreativas con las que casi nos arruinamos

¡Desconéctate que tengo que llamar...!

te-suena-eso-es-que-tienes-unos-años

Hoy en día, gracias a los router y los móviles, todo es ja ja y ji ji. Hubo un tiempo en que había que elegir: hablar por teléfono o navegar por Internet (y hacerlo a la velocidad que va tu smartphone cuando te quedas sin datos). Lo peor es que tu madre siempre quería llamar, cuando estabas hablando con tu crush del Instituto. Si no te casaste con él o ella, fue por culpa del módem. 

Blockbuster

blockbuster-pudo-haberse-comido-el-mundo-pero-acabo-comiendose...-

Es cierto que Blockbuster molaba. Molaba mucho. Pero claro, acabó en la ruina por no saber adaptarse a los nuevos tiempos. Bueno, por eso, y por despreciar a un joven emprendedor que les propuso modernizar su sistema de alquiler y seguir siendo top. Ese joven era un tal Reed Hastings, y la empresa que había fundado, una startup llamada Netflix. Game over, Blockbuster. 

ADEMÁS: De cuando Netflix se cargó a Blockbuster (tras unas épicas calabazas)

Malabares

si-no-controlabas-el-hacky,-no-eras-nadie...-

Era triste, pero tu nivel de popularidad dependía de cómo te manejaras en el hacky. Hoy en día, quien más quien menos, tiene un teléfono de más de 200 euros para distraerse. Hace 20 años, con un hacky de 300 pesetas, pasabas la tarde con tus amigos. Y no, no hablabas con ellos porque estabas concentrado en que no cayera. Y si caía, te enfadabas, te ibas y te quedabas sin amigos. 

Pespi Crystal, Cherry Coke...

no-solo-probamos-esto,-sino-que-en-verano-de-2016-la-recuperaron...-

En la actualidad, todas las bebidas buscan la excelencia nutritiva. Cero grasas, cero azúcares, cero movidas raras... Antaño, todo lo contrario. Éramos los conejillos de indias de las grandes distribuidoras, que nos usaban como banco de pruebas de sus productos más locos. ¿Una Pepsi Crystal? ¿Eso qué llevaba? Y de la Cherry Coke ni hablemos. Eso sí, su canción era muy pegadiza

Pantalones desmontables

habia-gente-que-salia-con-esto-un-sabado-por-la-noche...-

Cuando pensabas que las hombreras había supuesto el cénit del mal gusto en el mundo de la moda, llega alguien y le da por ponerse unos pantalones desmontables. Días más tarde, el mundo estaba lleno de gente con ellos puestos. No sólo eso, era habitual ver quien los usaba para salir un viernes o un sábado noche, que era cuando se salía por aquel entonces. Siguen solteros. Y enteros. 

Gafas en la cabeza

las-gafas-en-la-cabeza-eran-el-accesorio-mas-socorrido

Y hablando de noche, ¿quién no recuerda a esa gente que salía por la noche con las gafas en la cabeza? ¿Por qué? ¿Y por qué les dejaban entrar en los garitos? ¿En las ciudades? ¿En la sociedad? Oakley hizo su agosto en los 90, pues vendía gafas de sol para el día y para la noche. Eso sí, al menos, en muchos casos, tapaban el maldito cenicero craneal. 

Fotos: Reddit e Imgur

Ver resumen Ocultar resumen

En Change.org se pueden encontrar peticiones de recogidas de firmas para las causas más curiosas. 

Desde salvar a los osos panda zurdos que viven en la Sexta Avenida de Nueva York, a recaudar fondos para pintar de rosa el Monte Fuji, pasando por pedir al Gobierno de la Comunidad de Madrid que cambie un menú saludable para niños sin recursos, por otro de pizza y hamburguesa. Ah no, que para eso no hizo falta más que una firma. 

Ver resumen Ocultar resumen

Los chicos de Pantomima Full han convertido a Rafa, su famoso Canallita, en un icono de la fiesta, el salseo y el ligar mal. 

Los memorables Pai-bon, latineos o juernes de Rafa suenan a cachondeo hasta que alguien de Atlas está grabando una pieza para Cuatro y aparece el bueno de Vidal

¿Y quién es Vidal? El protagonista de las calabazas más memorables de 2021. Unas calabazas que, además, habrán visto su madre y su abuela en televisión, tal y como el propio agraviado a aventurado. 

Ver resumen Ocultar resumen

Pensiones, indultos, precio de la luz... La Sexta Noche volvió a regalar un programa ameno y distendido a sus espectadores

Con su variedad de tertulianos habitual, en el programa que, de momento, sigue presentando Iñaki López, el público pudo ver a gente como Juan Ramón Rallo, Eduardo Inda o Francisco Marhuenda. ¿Acaso hay mejor plan para un sábado noche que éste? 

Páginas