20 años después de 'Lucía y el sexo'

Hace 20 años, allá por 2001, se estrenaron títulos como The Mexican, Training Day, Pearl Harbour, Vanilla Sky... No fue una cosecha cinematográficamente excelsa. Salvo excepciones (vale, Training Day mola). Refulgió, en medio tanta película mediana, Mullholand Drive de David Lynch, perturbadora obra maestra. Y luego, en España, triunfó en las taquillas Lucía y el sexo, que fue aplaudida por una crítica rendida al Julio Médem que había desplegado su talento en Vacas o La ardilla roja.

Una de las primeras consecuencias del éxito de Lucía y el sexo fue la masificación de Formentera, isla donde se desarrollaba el fogoso relato. Luego Abel Matures puso ferries desde Dénia para excursionar (ida y vuelta en el día con bocata y botellita de agua) y ya apaga y vámonos.

Cinematográficamente ¿qué es Lucía y el sexo? Una cinta erótica bien fotografiada. Las pretensiones intelectuales y/o de alta estética contenidas en el largometraje, vistas a día de hoy, se hacen un poco infumables. Y vistas a día de ayer. He de confesar que yo degusté Lucía y el sexo cuando se estrenó y me dio más vergüencita ajena que otra cosa. Pero yo soy yo y soy bastante raro. La gente salía entusiasmada de ver Lucía y el sexo.

Tuvo también bastante repercusión el hecho de que en Lucía y el sexo se vislumbrara un pene. Tristán Ulloa acabó tan harto de que le preguntaran si de verdad era el suyo que se limitó a responder de modo tajante: "No, es el de Julio Médem". (Esto no me lo invento, ¿eh?).

Para Paz Vega supuso la consagración, la definitiva confirmación de su carisma, y el prólogo de su exilio a Miami, desde donde hace el cine que le viene en gana, sin agobios.

Julio Médem se metió luego en camisa de once varas con La pelota vasca, ingenuo intento de radiografiar el conflicto vasco que fue contestado violentamente, y después con Caótica Ana trató de repetir la jugada erótica de Lucía y el sexo pero no salió bien. Lo que a crítica y público le había hecho gracia una vez no funcionó por segunda ocasión. Repetir las bromas es lo que tiene.

Han pasado 20 años de casi todo (como dijo el clásico) y también hace 20 años desde que fuímos a los Golem (que, entonces, me parece, eran todavía los Alphaville) a ver Lucía y el sexo.

Después volamos un verano a Formentera e, incluso, nos bañamos en la charca pestilente que sale en la película.

El tiempo pasó y Lucía y el sexo ha quedado en la memoria sentimental de toda una generación pero también, con el transcurrir de los años, parece más evidente que Tierra era mucho mejor.

Y, sin embargo, seguramente si revisamos esta película y hemos alcanzado la edad adecuada, le perdonemos todos sus excesos y nos quedemos con la luz, el mar y los paisajes, y esa sensación de lo bueno que era ser joven cuando éramos jóvenes.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: 10 mejores peores películas españolas

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas