7 cosas que NO nos han gustado de la Gala 0 de Operación Triunfo 2017

Ha vuelto Operación Triunfo. Dieciséis años después del estreno del que fuera el formato que revolucionó la televisión en España, OT vuelve a la pequeña pantalla. Y si son muchas las cosas buenas que hemos encontrado en la Gala 0, también nos hemos percatado de alguna que otra regular (digámoslo así)… 

1. Los fallos de sonido

En una gala de más de tres horas en directo, todo puede pasar, pero lo que no puede pasar es que los fallos de sonido sean la tónica general. Estamos en un concurso de música, señores, y si el sonido falla… mal augurio. Lo bueno fue que gracias a estos errores, las redes sociales se llenaron de divertidos memes. 

2. Falta de nivel de los concursantes

ADEMÁS: Nos colamos en el casting en Madrid de Operación Triunfo 2017

OT17 no es La Voz. Aquí el físico sí importa, pero creemos que no ha habido el equilibrio necesario y la imagen ha pesado mucho más, haciendo que en algunos casos estemos únicamente ante una cara bonita. Habrá que conformarse con que no desafinen y se aprendan la letra. 

3. La app no funcionó bien

la-app-de-ot-no-funciono-bien

Desde el programa se ha vendido la app casi como si fuera la octava maravilla del mundo, pero cuando tocó utilizarla para salvar a uno de los tres aspirantes a entrar en la Academia (Joao, Mario y Mimi), se colapsó y no permitía utilizarla. Empezamos bien. 

4. Una generación demasiado millennial 

una-generacion-demasiado-millennial

Vale que Operación Triunfo está enfocado principalmente a un público juvenil, pero clama al cielo que el mayor de todos los concursantes tenga 31 años y que la media de edad sea de 19 años.

5. Un Risto a medio fuelle

ADEMÁS: ¿Quiénes son los miembros del jurado de OT17?

Joe Pérez-Orive es el nuevo Risto Mejide del jurado, pero un tanto descafeinado y azucarado. Si juegas a ser Risto Mejide no puedes quedarte a medias. También él fue protagonista en las redes. 

6. Las decisiones del jurado

las-decisiones-del-jurado

Quedó patente que el criterio del jurado no fue el mismo que el de los profesores de la Academia. Y es que hubo actuaciones que, para nada, merecían pasar, mientras que otras, que quedaron en duda, fueron más que aceptables. La explicación del jurado es que habían venido siguiéndoles la pista también en los ensayos. Vamos, que la gala de ayer nos la podríamos haber ahorrado, porque el pescado ya estaba vendido desde el principio (lo hicieran como lo hicieran)

7. ¿Se puede echar de menos la publicidad?

ADEMÁS: ¿Recuerdas a todos los ganadores de Operación Triunfo?

No sabemos cómo lo hizo Roberto Leal o los concursantes para no ir al excusado en las casi cuatro horas que duró la gala, pero el caso es que, como espectadores, echamos de menos algún parón para asimilar todo lo visto y oído (sobre todo lo oído), cargar fuerzas y (por qué no decirlo) ir a hacer pipí. 

Fotos: RTVE y Twitter

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Los grupos para adolescentes  siguen teniendo un gran tirón entre el público, pero si hay una década en la que eran  proliferaron casi como setas fue en los 90. Conquistaron los corazones de medio mundo y sus caras forraban las carpetas de casi la otra mitad. Pero todas esas bandas por lo general tienen una fecha de caducidad próxima en el tiempo a su creación. Así que ahora que han pasado veinte años es momento para comprobar en qué estado se encuentran esos grupos y los componentes de los mismos.

Ver resumen Ocultar resumen

La fecha del próximo doce de junio está marcada en el calendario por Diney XD para emitir el que será último capítulo de Phineas y Ferb, la serie de animación de Dan Povenmire y Jeff Marsh. Se pondrá fin de esta forma a más de siete años de emisión de unos dibujos que ya han marcado a toda una generación con sus bromas y canciones.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos del poder de la música, en muchas ocasiones no nos damos cuenta de la magnitud que éste puede alcanzar. Por suerte, siempre hay ejemplos como el de Ronnie Brower. ¿Quién es el bueno de Ronnie? Pues un joven estadounidense que, debido a sus malos hábitos (que incluían alcohol, drogas y un total sedentarismo), se plantó con 306 kilos a sus 28 años. Sí, Ronnie tenía obesidad mórbida y no podía ni salir de casa. 

Páginas