9 escenas terroríficas de Stephen King que siguen causando traumas

Está claro. El cine de terror no se entiende sin la inquietante presencia de Stephen King. El escritor se ha convertido en un referente para Hollywood, donde han llevado a cine o televisión hasta 70 de sus obras. 

Ya sea con mayor o menor acierto, la huella que ha dejado Stephen King en la Meca del Cine es tremenda. Una huella que también ha quedado en corazones, cabezas y recuerdos de varias generaciones. Y es que no son pocas las escenas, inspiradas en sus obras, que han traumatizado a millones de personas.

Nosotros nos hemos quedado con 10, y nos ha costado. Habrá que hacer segunda parte pero, de momento, éstas son las escenas que más traumas han creado. 

tim-curry-ha-dejado-paso-a-bill-skarsgaard-y-el-cambio-ha-sido-un-acierto

ADEMÁS: El secreto para lucir pelazo este otoño

¡Hola, Georgie! ¡Adiós, Georgie! (It)

Ha quedado para el recuerdo, y no el bueno, precisamente. No había más que ver a la gente caminar por la calle, evitando las alcantarillas. Pennywise tuvo la culpa de esto y Georgie, un mártir que enseñó al mundo que si ves un payaso en una de ellas, no debes acercarte. Siempre en nuestros corazones, Georgie. 

¡Déjame entrar, porfi! (El Vampiro de Salem's Lot)

Tu amigo, convertido en un vampiro pijito, aparece en tu ventana y te susurra que le dejes entrar. Independientemente de la tensión de la escena, que la tiene, habría que preguntar cuánta gente puso estores tras ver esta escena. 

¿Quieres jugar con nosotras? (El Resplandor)

De ésas que vas tan tranquilo con tu triciclo por un hotel viejuno y creepy, y te encuentras con dos niñas más viejunas y creepy que el hotel. ¿Jugar con vosotras? Ni muerto. Aunque eso tiene solución... 

ADEMÁS: 7 pelis (y una serie) de terror que hablan de la sociedad actual

El reflejo inesperado (1408)

Vale que no es una escena impactante ni con susto tremendo, pero es inquietante y, por momentos, muy agobiante. Hablamos del momento en que John Cusack pide ayuda a su vecino por la ventana, y éste comienza a imitar sus movimientos como si fuera un espejo. Ahora, el susto final sí es digno de mención...

El mejor enemigo del hombre (Cujo)

¿El mejor amigo del hombre? A veces. Al menos, en esta ocasión, no. El bueno de Cujo pasa de ser una mascota adorable, a un ser infernal. Gracias, Stephen King, por tu culpa nunca tuvimos perro. 

¡Niño malo. No mates! (Cementerio de Mascotas)

Un pequeñajo poseído y controlado por un gato redivivo con un cúter en la mano, ¿qué puede salir mal? Para elevar el nivel de culto de la escena, el peque diabólico corta en la parte de atrás del tobillo a Jud Crandalls, antes de matarle de forma inmisericorde. 

ADEMÁS: 10 películas de terror eróticas (porque el miedo también puede ser sexy)

Señor mayor con 'cookies' (Creepshow)

Apelar a las cucarachas puede parecer un truco fácil. Stephen King lo sabía. Por eso, cuando escribió Creepshow, se aseguró de que éstas aportaran un valor añadido. En concreto, el de salir del interior del cadáver de uno de los protagonistas. Escena tan asquerosa como imprescindible que derivó en dos traumas: quienes no comieron en días o quienes estuvieron días rascándose

¡Mira mamá, sin piernas! (Misery)

Fue en ese momento en el que nos dimos cuenta que Annie Wilkes era un monstruo mucho más allá de la fan trastornada que le presuponíamos. La escena en la que le revienta los tobillos a James Caan (Paul Sheldon) es tan dura como fascinante. Por momentos, confías en que no lo haga pero cuando escuchas crujir el hueso, pierdes toda esperanza. 

¡Aquí está Jack! (El Resplandor)

Escena icónica del cine de terror y de la historia de Hollywood. Lo mejor de todo, es que fue en parte improvisada por un Jack Nicholson cuyo Jack Torrance no se entiende sin el hacha en la mano. 

Fotos y vídeos: iMDb y Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 1998, cuando Penélope Cruz estrenó El Ángel del Deseo, su primera película de producción norteamericana. Tenía 24 años. 

Entre el año 2000 y 2001, sumaría a ese repertorio estadounidense títulos como Vanilla Sky, Blow o Woman on Top. 

No sólo eso, desde hace años, Penélope Cruz se ha establecido en Los Ángeles como residente, aunque no ha dejado nunca de trabajar en España y Europa. 

Ver resumen Ocultar resumen

Eres lo que comes y también destruyes el planeta en función de cómo te alimentas. De eso va Eating Our Way to Extinction, un documental que lleva a la audiencia por todo el mundo, desde las profundidades de las selvas tropicales del Amazonas hasta las montañas taiwanesas, el desierto de Mongolia, el Dust Bowl de EEUU, los fiordos noruegos y las costas escocesas.

Ver resumen Ocultar resumen

Penélope Cruz parece una de las candidatas seguras a la nominación al Oscar a Mejor Actriz en 2022

Siempre que la actriz madrileña se junta con Pedro Almodóvar, surge la magia, pero son muchos los críticos que califican su papel en Madres Paralelas como el mejor de su carrera

Así las cosas, como pasó con Antonio Banderas en Dolor y Gloria, toca lucharlo y lucharlo significa darlo todo en la carrera por la estatuilla.

Páginas