Abascal vendiendo papas por el megáfono o el doblaje definitivo

No son pocas las ocasiones en la que alguien pide a Twitter que haga su magia, y Twitter la hace. 

Ahora, mejor todavía es cuando esa magia aparece sin esperarlo, cual hada madrina se aparece a Cenicienta, aunque en este caso mal. 

Ver a Santiago Abascal con un micrófono en la mano siempre es una buena oportunidad para cambiar su discurso ultraconservador por algo más español y gracioso. Y eso es lo que ha pasado. 

El líder de Vox ha cambiado sus ataques a menas, a ninis, al Gobierno y a todo lo que huela a siglo XXI, incluso XX, por un discurso conocido y reconocido por millones de españoles: el señor que vende patatas con la furgoneta

ADEMÁS: Iconos de los 80 que murieron demasiado pronto

"Dos euros un saco de patatas. Papas regalás, papas nuevas, papas gordas, papa blanca...". Las cosas como son, pega mejor de lo que podría imaginar cualquiera al escuchar la idea. 

De hecho, sería de lo mejor que habría escuchado y potenciado ese altavoz, curado de espanto. 

Viendo la aceptación de la iniciativa, ha llegado una segunda versión con el legendario "no quiero ná" de José Mota que, las cosas como son, pega incluso más que el de las papas. Eso sí, lo de que "no quiero ná", depende de quien lo diga, suena poco creíble, viendo el patrimonio acumulado. 

Por favor, Twitter, nunca dejes de molar

Fotos: Twitter

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Hay personas que están destinadas a ser estrellas desde que nacen y ése es el caso de Maggie Civantos. La actriz del momento en la televisión nacional, traía el nombre de superstar de serie, y ahora ha hecho buena la apuesta de sus progenitores, convirtiéndose en una. 

Ver resumen Ocultar resumen

Al final se han cumplido los pronósticos. Eso sí, no como vaticinaban algunos agoreros. Desde que entró Belén Esteban en la casa de Gran Hermano VIP, mucha gente predijo que esta decisión le saldría cara a la Princesa del Pueblo. Y no han andado muy desencaminados. Eso sí, el 99% de ellos se refería a la posible pérdida de popularidad de Belén ante el público. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Guapa a rabiar, sonrisa perfecta, cuerpo de infarto y risueña a más no poder. Eva González lo tiene todo para triunfar y es que desde que empezó como modelo en la agencia de Raquel Revuelta, Doble Erre, la sevillana no ha parado de trabajar. Consiguió ser Miss España allá por el año 2003. Además, en el famoso certamen de belleza, aparte de alzarse con la corona consiguió los títulos de Miss Simpatía y Miss Elegancia.

Páginas