Abascal vendiendo papas por el megáfono o el doblaje definitivo

No son pocas las ocasiones en la que alguien pide a Twitter que haga su magia, y Twitter la hace. 

Ahora, mejor todavía es cuando esa magia aparece sin esperarlo, cual hada madrina se aparece a Cenicienta, aunque en este caso mal. 

Ver a Santiago Abascal con un micrófono en la mano siempre es una buena oportunidad para cambiar su discurso ultraconservador por algo más español y gracioso. Y eso es lo que ha pasado. 

El líder de Vox ha cambiado sus ataques a menas, a ninis, al Gobierno y a todo lo que huela a siglo XXI, incluso XX, por un discurso conocido y reconocido por millones de españoles: el señor que vende patatas con la furgoneta

ADEMÁS: Iconos de los 80 que murieron demasiado pronto

"Dos euros un saco de patatas. Papas regalás, papas nuevas, papas gordas, papa blanca...". Las cosas como son, pega mejor de lo que podría imaginar cualquiera al escuchar la idea. 

De hecho, sería de lo mejor que habría escuchado y potenciado ese altavoz, curado de espanto. 

Viendo la aceptación de la iniciativa, ha llegado una segunda versión con el legendario "no quiero ná" de José Mota que, las cosas como son, pega incluso más que el de las papas. Eso sí, lo de que "no quiero ná", depende de quien lo diga, suena poco creíble, viendo el patrimonio acumulado. 

Por favor, Twitter, nunca dejes de molar

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

De los creadores de "la nieve no existe, es plástico" o "la vacuna tiene microchips para que Bill Gates nos controle", llega el cierre de la trilogía negacionista: "el volcán orquestado". 

La entrega que no vimos venir. La secuela que nadie pidió pero que Twitter necesitaba. El brindis al sol más gratuito que jamás se ha echado alguien en redes sociales. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Por qué llevaba Pedro Piqueras 15 años esperando para salir del plató de Telecinco a presentar los Informativos? 

El volcán de la Isla de la Palma de Cumbre Vieja es la respuesta

Ni dos crisis económicas históricas, ni una pandemia, ni la Sálvame Fashion Week parecían ser lo suficientemente apocalípticas como para que el presentador saliera del plató de Telecinco

Ver resumen Ocultar resumen

Ante la fuerza desbocada de la naturaleza (y más si va a acompañada de ríos de lava y columnas de humo) se pueden producir diversas reacciones. La más habitual es salir corriendo no vaya a ser que el volcán haga como en Pompeya y nos deje convertidos en piezas de museo.

Pero también están quienes se lo toman con calma.

Y lo primero es llenar la barriga y luego ya veremos.

Al menos es lo que se desprende del audio incluído en un vídeo sobre los primeros momentos de la erupción en la isla de La Palma.

Páginas