¿Alquien puede quitarme al señor de detrás? Y Twitter hizo su magia

Te haces un selfie precioso, aunque algo descentrado, en plena Gran Vía madrileña.

Desbloqueas, te metes en tu archivo y ves que un señor con gafas y una señora con un bolso rojo te han fastidiado el momentazo.

¿Cómo se atreven? ¿Cómo es posible que haya gente en una de las arterias principales de la ciudad con más habitantes de toda España?

Hay gente que sólo quiere ver el mundo arder.

ADEMÁS: La empresa que ha hecho a Piqué aún más millonario

Por suerte, todo tiene solución. Menos la muerte. ¿Y si recurrimos a la magia de Twitter?

Buena idea. ¿Buena idea? Maravillosa.

Para los tuiteros. Claro. No hay más que dejar una foto a disposición para que los montajes más hilarantes comiencen a surgir. Y así ha sido.

Por favor, que la foto de Girauta taciturno en la calle de la Trinidad de Toledo nunca caiga en el olvido.

ADEMÁS: ¿Eres capaz de superar este test de cultura general?

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Con la verdad por delante se llega a todos los sitios. 

Eso es lo que debió pensar Wyoming cuando un espectador optó por corregirle un pequeño error que cometió, a propósito de la mención de un conocido videojuego: Street Fighter II

Ver resumen Ocultar resumen

Mariano Rajoy ya sonaba a antiguo cuando era presidente del Gobierno. Ahora suena antediluviano. 

A pesar de todo, el ya retirado político ha tenido un baño de masas populares en la presentación de su segundo libroPolítica para adultos. 

Sin entrar en el contenido del libro, los invitados y las cobras que se han hecho, si algo ha recordado el sarao de Rajoy es lo tremendamente memeable (si se nos permite la palabra) que es el ex presidente de Gobierno. 

Ver resumen Ocultar resumen

Mariano Rajoy ha vuelto, al menos por un día, a la primera línea informativa

Y lo ha hecho para presentar un libro titulado Política para adultos. 

Curiosamente, dos de sus invitados han hecho caso omiso a lo que propone el libro y han protagonizado una cobra que ha dado mucho que hablar. 

Páginas