Casi 40 o cuando David Trueba se convirtió en Jonás

Tenemos en Casi 40 una suerte de versión David Trueba de Los exiliados románticos, fabulosa cinta que firmara Jonás Trueba allá por 2015. O sea, carretera, música, conversaciones, chico y chica y zozobras existenciales varias. Pero David Trueba tiene su propia manera de hacer las cosas (no nos confundamos) y esta preciosa miniatura contiene su mirada y es una road movie que nos devuelve a los personajes de La buena vida camino de una imposible madurez.

Ahí están, reencontrándose, Fernando Ramallo y Lucía Jiménez, más de veinte años después de ese rodaje donde coincidieron, y ambos se hallan bien, muy bien, aunque con las dudas que a cualquiera le asaltan en el transcurso del tiempo.

Casi 40 es una película muy bonita, tiene canciones estupendas, resulta evocadora y emocionante, ¿qué más se puede pedir?

El enamorado adolescente, camino de los 40, convoca a su enamorada a una serie de actuaciones por librerías de la España profunda y allí ella volverá a sentirse como cuando fue una estrella del pop pero no tanto porque nada es para siempre (sí, lo cantaba Cómplices pero qué importa) y la vida continuará.

La felicidad de la carretera

Relata Casi 40 un breve paréntesis en dos vidas que se separaron hace mucho, confluyen de nuevo y vuelven a emprender rutas distintas. Tiene algo (también) esta peli de esa trilogía sobre el amor y la edad por la que veneramos a a Richard Linklater (Antes del amanecer, Antes del atardecer, Antes del anochecer).

Dentro de veinte años esperamos la siguiente entrega, querido David.

casi-40,-cartel

En fin, que Casi 40 resulta un delicioso refresco de verano y le damos la razón a David Trueba cuando puso en el guión lo de "España es bonita". Qué poco han sido aprovechados los fabulosos paisajes españoles en el cine español. David Trueba los aprovecha igual que los aprovechó en su última novela, Tierra de campos, donde (por cierto) también había una ex estrella del rock.

Y lo de David transformado en Jonás es sólo una forma de titular y, claro, hay un aire de familia pero son dos directores muy diferentes, que nadie se enfade.

Lo importante es ir a ver Casi 40 y disfrutar de la ternura esperanzadora que David Trueba impone en su relato. 

David Trueba es un optimista irredento. Y eso es muy difícil cuando casi todo artista tiende al desastre, al pesimismo y a lo apocalíptico. Casi 40 es melancólica pero contiene un fondo de felicidad que nos gana y, así, salimos contentos del cine y pedimos una horchata en el bar de enfrente.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Las mejores peores películas del cine español

Ver resumen Ocultar resumen

La última película de Pedro Almodóvar, Madres paralelas, inauguró la 78 edición de la Mostra de Venecia y las crónicas hablaron de "aplausos contenidos" por parte de quienes asistieron a la esperada proyección.

Pero ¿gustó o no gustó a la crítica la cinta de Almodóvar?

Para saber la opinión de Carlos Boyero (enemigo íntimo del director manchego) tendremos que esperar a su estreno en España (el 10 de septiembre) aunque ya han hablado otros nombres de la crítica internacional y de la crítica patria.

Veamos.

Ver resumen Ocultar resumen

Arranca la Mostra de Venecia y el gran cine vuelve a la ciudad de los canales. También, claro, los posados junto al algua de la laguna, en el Lido, como es el caso de la imagen superior, con la actriz italiana Serena Rossi. Pero más allá de la celebración de la fama y el glamour, el Festival de Venecia incluye este 2021 en su selección una de las más potentes ofertas de los últimos años. El cine ha vuelto. Muera la pandemia.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha rodado Alberto Rodríguez (director de La isla mínimaEl hombre de las mil caras) en la cárcel Modelo de Barcelona, vestigio aún en pie, ruina donde penaron durante más de cien años multitud de reclusos. Viaja en el tiempo esta película.

Páginas